Público
Público

Multas por rebasar los 100 km/h de media

Los dos primeros radares de tramo en España comenzarán a sancionar a los conductores a partir de mañana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los dos primeros radares de tramo instalados en España, situados en el túnel de Guadarrama en la AP-6 entre Madrid y Segovia, y en el túnel de Torrox, en la A-7 en Málaga, comenzarán a multar a partir de mañana a aquellos conductores que rebasen los 100 kilómetros por hora de media.

Ambos radares funcionaban en pruebas desde el pasado mes de diciembre, aunque la DGT estaba 'perdonando' las multas y se limitaba a enviar una notificación informativa a los infractores.

El radar de la AP-6 está situado en la calzada sentido A Coruña y el tramo que controla tiene una longitud de 3,5 kilómetros, mientras que en el túnel de Torrox, el tramo es de un kilómetro y el radar vigila a los vehículos que circulan en sentido Barcelona. En ambos casos, la velocidad máxima permitida es de 100 kilómetros por hora.

De momento, la DGT sólo va a poner en marcha estos dos radares de tramo, aunque tiene previsto instalar otros cuatro durante 2011.

Un radar está en la AP-6 entre Madrid y Segovia y otro en la A-7 en Málaga

La forma en la que funcionan estos dispositivos es relativamente sencilla. Cuentan con dos cámaras instaladas al comienzo y al final del tramo, capaces de registrar con gran precisión tanto la matrícula como la hora exacta de paso del vehículo. El radar calcula la velocidad media mantenida por el vehículo en cuestión y, si es superior a la fijada en el tramo, realiza una fotografía del infractor y la remite por fibra óptica al centro de gestión de multas de tráfico de León.

Los radares de tramo están indicados con la misma señalización que los radares fijos, cuentan con un sistema de vigilancia para evitar actos vandálicos y no pueden ser neutralizados por los aparatos ilegales que inhiben las ondas de los radares convencionales.

De nada sirve cambiarse de carril o frenar justo antes de la cámara instalada al final del tramo controlado, ya que el dispostivo calcula la velocidad media, y no a la que se circula en ese momento.

Más noticias en Política y Sociedad