Público
Público

Negociación del Gobierno con el independentismo El Govern prevé la reunión de la Comisión Bilateral para finales de mes y en Madrid a pesar del cambio ministerial

La ambigüedad de la nueva ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, sobre la cumbre Generalitat-Estado ha inquietado al Ejecutivo catalán. Aragonès ha fijado el encuentro como prioritario para negociar temas claves como los fondos europeos, el traspaso de grandes infraestructuras o el cumplimiento de la ley de dependencia y no se contempla un aplazamiento.

Sánchez y Aragonès
Pedro Sánchez recibe a Pere Aragonès en la Moncloa /. Ricardo Rubio / Europa Press

"En relación a la fecha de la reunión de la Comisión Bilateral Generalitat-Estado, entiendo que no estaba prefijada, no tengo conocimiento ni está en mi agenda, que ahora mismo es un poco caótica, y espero tenerlo todo más claro en las próximas horas". Con esta frase se estrenaba en su primera comparecencia la nueva ministra de Política Territorial y Función Pública, Isabel Rodríguez, en respuesta a una pregunta sobre el encuentro en este ente entre las delegaciones del Govern y del Gobierno español. Una respuesta que por su ambigüedad ha disparado más de una alarma en el seno del Ejecutivo catalán ya que el president de la Generalitat, Pere Aragonès, da una importancia estratégica a esta reunión que pactó con Pedro Sánchez durante su encuentro en la Moncloa.

A pesar de las dudas que ha generado Rodríguez, fuentes de la presidencia de la Generalitat aseguran que la reunión del plenario de la Comisión Bilateral Generalitat-Estado se hará tal como estaba previsto. Y según ha podido saber Público, la previsión es que se celebre la última semana de julio y en Madrid. "Los trabajos preparatorios están muy avanzados y lo importante es el contenido y no las personas que ostentan el cargo", aseguran esas mismas fuentes. Los contactos se habían multiplicado en las últimas semanas entre la Generalitat y el Gobierno español para preparar y afinar los temas a tratar.

"Lo importante es el contenido y no las personas que ostentan el cargo"

Unos trabajos que dirige personalmente la consellera de la Presidència, Laura Vilagrà, mano derecha y de máxima confianza de Aragonès. Vilagrà se había reunido ya para tratar de ello con el antecesor de Isabel Rodríguez, el catalán Miquel Iceta, ahora relegado al Ministerio de Cultura y Deportes. El cambio de titularidad en Política Territorial habría supuesto un impasse en los preparativos, pero en el Palau de la Generalitat esperan retomar los trabajos lo más rápido posible.

De Maragall a la distensión

La Comisión Bilateral, pese a que el Estatut dicta que se reúna en pleno "al menos dos veces al año y siempre que lo solicite una de las dos partes", tuvo su última cita hace ya casi tres años, el 1 de agosto del 2018. La presidieron el entonces conseller Ernest Maragall –ya que en aquel momento las competencias estaban incorporadas al Departament d’Acció Exterior- y Meritxell Batet, en aquel momento ministra de Política Territorial, y tuvo lugar en el Palau de la Generalitat.

La activación se produjo con la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno español después de la moción de censura a Mariano Rajoy. En aquel momento se interpretó como un gesto hacia ERC y Junts que posibilitaron el acceso de Sánchez a la Moncloa. Sin embargo, la tensión política posterior con el president Quim Torra a partir de la ‘crisis del relator’ hizo naufragar la continuidad de la relación. Esta vez, con un republicano en la presidencia de la Generalitat como Pere Aragonès y enmarcada en la nueva etapa de distensión, llega la hora de volver a intentar su reactivación. Y serán Vilagrà y Rodríguez quienes capitanearán el encuentro que se celebrará en Madrid, con toda probabilidad, en la sede del Ministerio.

La ofensiva de Aragonès

Aragonès ha desplegado una ofensiva para presionar y mantener intacto el compromiso adquirido por Pedro Sánchez. El mismo president ha asegurado que "lo importante no es cómo se organiza el Gobierno español, sino que se lleven a cabo las decisiones que son necesarias", en relación a la Comisión Bilateral y a la reunión posterior de la mesa de diálogo prevista para la tercera semana de septiembre.

Dos eventos que Aragonès no quiere que de ninguna manera se solapen. Es una decisión estratégica que busca diferenciar claramente las negociaciones sobre gestión de la primera mesa con el diálogo para solucionar el conflicto político de la segunda, en la que pretende focalizar los esfuerzos en defender su propuesta de autodeterminación y amnistía.

La presión ha sido secundada también por la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, que después de la reunión del Consell Executiu aseguraba que "los compromisos están para cumplirlos". Y reforzada por la portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, que no cree que el cambio ministerial "afecte a los plazos". "Nos preocupa el 'qué' y no el 'quién': que el nuevo gobierno remodelado tenga una propuesta o no para Catalunya", asegura Vilalta.

Los fondos europeos, tema clave

Que se quiera diferenciar los temas de gestión respecto a los del diálogo sobre el conflicto no quiere decir que el orden del día a tratar en la Comisión Bilateral Generalitat-Estado no sea de gran importancia para el Govern. A diferencia de la presidencia de Quim Torra, mucho más centrada en la gesticulación independentista, para Aragonès hay temas clave de gestión que quiere incluir en la discusión del pleno de la comisión. El primero y más destacado, según fuentes del Govern, es la negociación sobre los fondos europeos para la reconstrucción.

A diferencia de Quim Torra, mucho más centradaoen la gesticulación independentista, para Aragonès hay temas clave de gestión 

En el Ejecutivo catalán recelan de la posición de la vicepresidenta Nadia Calviño como gestora plenipotenciaria de los fondos. El Govern reclamará para Catalunya 30.000 de los 72.000 millones previstos por la UE para el Estado español, según el peso económico catalán en el Estado. Y exigirá autonomía para gestionar los 27 proyectos presentados en diversos ámbitos sectoriales.
En el orden del día de la Comisión Bilateral la Generalitat también se pretende tratar aspectos competenciales como el traspaso de los aeropuertos catalanes que ahora gestiona AENA, así como otros organismos como el Puerto de Barcelona o el poderoso Consorci de la Zona Franca. No olvidarán tratar el siempre pendiente tema de la deficiente inversión en infraestructuras viarias y ferroviarias estatales o temas sociales de primera magnitud, como la retirada del recurso de inconstitucionalidad contra la ley catalana que regula los precios del alquiler de la vivienda y acabar con el incumplimiento del Gobierno español con la ley de dependencia, ya que en estos momentos su aportación no supera el 14% cuando tendría que ser del 50%.

Todos ellos son temas esenciales para la recuperación económica y social de una Catalunya duramente castigada por la pandemia y la crisis, asuntos que Aragonès quiere desarrollar en la primera mitad de su legislatura, antes de llegar a la moción de confianza pactada con la CUP en el acuerdo de investidura.

Más noticias