Público
Público

El Estado no cree en Catalunya, dice Artur Mas

El candidato de CiU se dirige al mundo a la cultura para pedir "una gran operación colectiva" en favor del Estado propio. El presidente de la Generalitat exige que se depuren responsabilidades por la difusión de acusaciones de c

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Hemos llegado a la conclusión de que el Estado no cree en Catalunya', 'Catalunya le va bien al Estado, económicamente, pero no cree en la cultura catalana'. Así de contundente se ha  mostrado Artur Mas en el tiempo de campaña que ha destinado al mundo de la cultura. 'Entre Barcelona y Madrid podría haberse establecido una cocapitalidad cultural',  si el Estado hubiera concedido importancia a este sector, pero las relaciones van a peor, según él, y  'cuando la corriente va siempre en la misma dirección, significa que hay un problema estructural'. 'La cultura catalana les estorba', ha llegado a decir el candidato a la reelección.

Las raíces gruesas del catalanismo se encuentran en la tradición cultural.  Particularmente, en el uso de la lengua. Y era evidente que, para abordar estos asuntos, Artur Mas no quería andarse con medias tintas. 'Siempre hemos de estar pendientes de si algún tribunal se carga el exitoso proceso de inmersión lingüística', ha dicho. 'El trato siempre es igual, gobierne quien gobierne'. 'Quizás cambia el talante, pero en esencia es lo mismo', ha insistido, para llegar a la conclusión de que Catalunya, si no quiere fracasar, necesita cambiar, mediante una gran operación colectiva.

En términos económicos, el sector catalán de la cultura tiene un peso apreciable. Lo ha cuantificado con un par de datos el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, que se ha encargado de la introducción al parlamento de Mas. 'Somos el quinto cluster  cultural de Europa'. 'La Cultura catalana aporta a la fiscalidad del Estado 3.000 millones de euros'.

Mascarell, que abandonó el PSC para incorporarse al gobierno de Artur Mas, ha asegurado que los problemas de la cultura catalana son estrictamente políticos. Ha constatado que el consumo cultural ha bajado, como consecuencia de decisiones como la subida del IVA. A este respecto, Mas ha pronosticado que el IVA aplicado al sector cultural en una Catalunya con Estado propio se podría situar en la media de los países de la Unión Europea. No se ha comprometido a mucho más: 'No puedo ofrecer un presupuesto mejor a corto plazo, pero sí un proyecto mejor'.

La recesión y la crisis, según él,  han ayudado a tomar conciencia de la importancia de que Catalunya consiga tener herramientas para actuar, que identifica una y otra vez como 'estructuras propias de un Estado'. En su discurso ante gentes de la cultura, el líder de Convergència i Unió no ha hecho mención alguna a las acusaciones en materia de corrupción, pero en el turno de preguntas lo ha hecho con profusión.

'Se pone en evidencia que todo esto es un montaje, para intentar alterar por vías no democráticas y quizás ilegales el resultado de las elecciones de este domingo', ha dicho. Cree que 'ha llegado la hora de exigir explicaciones y responsabilidades' por la difusión de informaciones según las cuales el expresidente Jordi Pujol, el conseller Felip Puig y él mismo estarían comprometidos en la existencia de cuentas en paraísos fiscales y en el cobro de comisiones ilegales procedentes del caso Palau.

Artur Mas apunta que quizás estas acusaciones tendrán un efecto contrario al deseado por quienes han promovido su difusión y aunque ha dicho que no quería hacer un  llamamiento, de hecho, ha pedido una 'reacción desde Catalunya', 'para dar una lección democrática'.

Más noticias en Política y Sociedad