Público
Público

El 'No a la guerra' regresa a la calle

IU, Izquierda Anticapitalista y otras asociaciones apoyan una marcha contra la intervención en Libia

IÑIGO ADURIZ

La calle, en Madrid, volverá a gritar No a la guerra. Un grupo de organizaciones políticas y sociales, encabezadas por Izquierda Unida (IU), Izquierda Anticapitalista (IA) y el Partido Comunista, ha convocado para el sábado una marcha antibelicista para mostrar el rechazo a los bombardeos perpetrados por varios países en Libia y su apoyo a la ola de cambio que recorre el mundo árabe.

Los convocantes explicaron que se trata de "demostrar" que la aparente unidad que han mostrado la mayoría de los grupos en el respaldo, el martes, a una intervención armada en Libia no es, en realidad, "la postura de la mayoría de los ciudadanos". Julio Rodríguez Bueno, representante de IU que, a su vez, lidera la organización Paz Ahora, explicó a Público que el "objetivo central" de la manifestación que recorrerá el centro de Madrid es tratar de recuperar ese clamor social que tomó las calles españolas en 2003 en contra de la guerra en Irak.

La manifestación tendrá lugar este sábado por la tarde en Madrid

"Estamos a favor de la paz y en contra de las dictaduras, que quede claro. Contra los bombardeos de [Muamar] Gadafi y contra los de los países de la OTAN", perseveró Rodríguez Bueno. A pesar de que los aliados, entre ellos España, se escudan en la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU para justificar su intervención militar, el militante pacifista no advierte diferencias entre la intervención en Libia y las operaciones militares en Afganistán o Irak.

El problema, en su opinión, es que "Occidente no ha aprendido la lección" de lo ocurrido en esos dos países. Como allí, en Libia es "totalmente imprevisible" lo que pueda suceder a raíz de la intervención de los aliados. "Ni siquiera se ponen de acuerdo con el mando de la operación", lamentó.

"La paz no puede llegar con bombas", advierten los convocantes

"Denunciamos la guerra imperialista que se está llevando a cabo en Libia", agregó, más contundente, el portavoz de Izquierda Anticapitalista, Raúl Camargo. Lo más llamativo, en su opinión, es "la hipocresía" de las potencias occidentales que bombardean Libia "con la excusa de la represión que ejerce Gadafi contra su pueblo, pero no hacen lo mismo en otros países, como Yemen, en los que está ocurriendo lo mismo".

Todo se debe, a su juicio, a que la intervención militar se corresponde, únicamente, a "intereses espurios" de los países que toman parte en ella. Sin embargo, recalcó Camargo, su rechazo a la acción armada en Libia no significa que los anticapitalistas respalden el régimen del dictador. "Todo lo contrario. Gadafi no es, en absoluto, un líder antiimperialista", insistió.

El convencimiento de los convocantes de la marcha, agregó, es que "la paz no puede llegar a base de bombas". Una percepción que, en su opinión, existe en la calle aunque no en la mayor parte de la clase política española. Con la votación de ayer en el Congreso, en la que todos los grupos parlamentarios excepto IU y BNG respaldaron sin matices la participación española en el conflicto, se puso de manifiesto "la disociación de la clase política con la opinión de la calle".

Tanto Camargo como Rodríguez Bueno denunciaron, además, la "hipocresía" de los principales líderes gubernamentales. "Todos los dictadores del norte de África tenían las puertas abiertas a la Moncloa o a la Zarzuela, por ejemplo", rememoró el representante de IU.

El lema de la marcha, que ya estaba prevista antes de que comenzaran los bombardeos aliados sobre territorio libio, reclama la lucha Por la emancipación de los pueblos árabes. Ni dictaduras ni imperialismo. "Es un proceso ilusionante el que se abre en el mundo árabe", advierte Rodríguez Bueno.

En el manifiesto que se leerá el sábado en la Puerta del Sol, rechazarán "firmemente cualquier intento de intervención militar imperialista" en Libia que, "como ya se demostró en Irak o Afganistán, no busca el bien del pueblo, sino apoderarse de sus riquezas y asegurar su dominio en la zona".

También exigirán al Gobierno "la no utilización del Estado español como plataforma de agresión", así como "la renuncia del cuerpo diplomático del régimen libio" que se encuentra en España, "por su estrecha y demostrada connivencia con el mismo". No por ello dejan de condenar "el régimen sanguinario de Muamar Gadafi y la masacre sobre el pueblo libio".

Los convocantes, entre los que se encuentra la organización anticapitalista ATTAC, la Casa Libia, Corriente Roja, la Plataforma de Ciudadanos por la República, Socialismo Libertario o Vía Democrática, denuncian, además, "la dura represión, las detenciones e intimidaciones diarias que se están dando en Argelia, Marruecos, Bahrein, Yemen, Irán, etc., para callar las voces que reivindican un cambio político".

También tratan de hacer patente "la permanente hipocresía de los gobiernos europeos y estadounidense que mantienen su política de intereses en la región, una política imperialista que ha provocado, con la connivencia de los regímenes árabes, la miseria social y económica de sus pueblos". La marcha partirá el sábado, a las 18 horas, de la Cibeles.

Más noticias de Política y Sociedad