Público
Público

La oposición se lanza en tromba a criticar las cuentas de Rajoy

Los grupos de la izquierda parlamentaria anuncian que exigirán la devolución. CiU no aclara si apoyará o no el proyecto de ley del Gobierno

E. HERRERA / I. ADURIZ

De izquierda a derecha, los principales grupos que conforman la oposición parlamentaria se han lanzado a criticar el proyecto de Presupuestos Generales que ha presentado el Gobierno. Algunos de ellos, como PSOE, ERC e IU presentarán incluso enmiendas a la totalidad de las cuentas de este año y exigirán así al Ejecutivo su retirada. También lo estudia UPyD.

Los argumentos en contra del Presupuesto que constituye el mayor recorte desde la llegada de la democracia se han escuchado incluso desde CiU, que aún no ha desvelado si los refrendará en el Congreso como el PP hizo con el de la Generalitat de Catalunya, gobernada por los convergentes.

Las principales críticas llegaron, no obstante, desde la izquierda. El PSOE consideró que las cuentas constituyen un "severo golpe" para la clase media trabajadora. Su portavoz parlamentaria consideró que el proyecto propone unos recortes "duros, injustos, insolidarios e ineficaces" y resaltó el hecho de que la tijera afecte en 8.000 millones a gastos sociales. 

Los socialistas ya han anunciado que presentarán una enmienda a la totalidad, al igual que Izquierda Plural, el grupo parlamentario que aglutina a IU, ICV y CHA. El primer portavoz adjunto de esta última, José Luis Centella, ha acusado al Gobierno de "contentar a los mercados" con las cuentas que ha presentado esta mañana, "haciendo sufrir a la gente". Son, en su opinión, unos Presupuestos "restrictivos y antisociales", que siguen castigando "a los más débiles".

Centella ha criticado la filosofía de unas cuentas públicas que pretenden atajar el déficit únicamente mediante recortes en lugar de apostar por el aumento de ingresos y ha lamentado que lo único que se plantee por la vía de los ingresos sea una amnistía fiscal que, a su juicio, viene a ser una "legalización del blanqueo de capitales". "Es radicalmente injusto que a estas alturas, cuando gran parte de la población está viviendo tremendas dificultades, se haga patriotismo mediante una amnistía fiscal", ha dicho.

Aunque desde el prisma catalanista, es similar el planteamiento que se ha hecho desde ERC, que también presentará una enmienda a la totalidad. Los republicanos creen que son unas cuentas "inaceptables e indigeribles" porque, además, demuestran la falta de voluntad del Gobierno hacia Catalunya. Los diputados Alfred Bosch, Joan Tardà y Teresa Jordà han considerado que "cualquier grupo que quiera defender Catalunya en el Congreso debería votar en contra de estos Presupuestos, tal y como están hechos ahora".

El proyecto de ley tampoco ha gustado a los parlamentarios de CiU, que han considerado que son "poco rigurosos, serios y solventes" para Catalunya y que "hipotecan" el futuro de esta comunidad. En este sentido, los portavoces convergentes de Presupuestos, Pere Macías, y de Economía, Josep Sánchez Llibre, han considerado que las cuentas son "asimétricas" porque, a su juicio, son las autonomías y los ayuntamientos los que soportan los ajustes, mientras que el Estado no hace el mimso esfuerzo.

Para ambos diputados, la "asimetría" se refleja en que el Ejecutivo ha subido para 2012 los impuestos del IRPF y de Sociedades, una medida que, según CiU, sólo va a beneficiar a la Administración General del Estado (AGE), que es la que recaudará estos ingresos. Para Macías, esto se traduce en que el Gobierno, del que ha dicho que es muy poco exigente con la AGE, lo es "extraordinariamente" con las comunidades autónomas. También en lo que respecta a Catalunya, Sánchez Llibre ha resaltado que ha "echado en falta" que el Ejecutivo no haya reconocido a esta autonomía una deuda de 1.076 millones en función de la disposición adicional tercera del Estatut correspondientes a los ejercicios 2008 y 2009. El portavoz de Economía también ha dicho que en la norma faltan partidas para impulsar el crecimiento económico, el I+D+i o para la internacionalización de las empresas.

Preguntado sobre si CiU piensa apoyar los presupuestos durante su tramitación parlamentaria, Macías no dado una respuesta concreta y ha supeditado la decisión de su grupo a la voluntad de negociar que tenga el PP.

Por su parte, Josu Erkoreka, portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso, ha asegurado que el PNV "está en una posición absolutamente lejana de los planteamientos que inspiran" las cuentas presentadas hoy en Las Cortes. En este sentido, ha calificado el presupuesto de "cicatero" con el crecimiento actual por el recorte que contempla en las inversiones públicas y con el crecimiento del futuro porque, bajo el punto de vista de su formación, las bases de la recuperación "habría que asentarlas con el I+D+i".

UPyD, que contempla la posibilidad de enmendar la totalidad de los Presupuestos, considera que las cuentas para este año "llegan tarde y mal". Así, su portavoz económico, Álvaro Anchuelo, ha criticado que se centre en un Estado que ya es "mínimo y residual" y que recibe un "hachazo" que "lo deja en los huesos", mientras las comunidades se mantienen al margen del ajuste. En materia de ingresos, ha celebrado los cambios en el Impuesto de Sociedades, aunque ha considerado demasiado "optimistas" las previsiones de ingresos, a no ser que el Gobierno tenga preparada "una sorpresa no anunciada" en materia fiscal.

Como era de esperar, el grupo parlamentario popular ha cerrado filas en torno a unos Presupuestos Generales que consideran "necesarios para sentar las bases de la recuperación de la economía". Su portavoz, Alfonso Alonso, ha considerado en rueda de prensa que las cuentas para 2012 son "duras" y "exigentes", pero que son "las mejores" y las "únicas" que el Ejecutivo podía hacer. En este sentido, Alonso ha apelado a la "responsabilidad" del resto de grupos, a los que ha pedido que entiendan que "no es momento de ir mercadeando con los Presupuestos".

Sin salirse del argumentario del Gobierno, Alonso ha insistido en la importancia de que España "pueda cumplir los compromisos" para, de esta manera, generar confianza en su sistema económico. "Tenemos que dar garantía de una economía menos dependiente. Cuando uno gasta más de lo que ingresa genera una deuda que van a tener que pagar las próximas generaciones", ha aseverado.

Más noticias de Política y Sociedad