Público
Público

"Nunca pagué dinero por mi hija"

Alejandro Alcalde, padre adoptivo de una supuesta 'niña robada' en los 80, acude a declarar ante el juez.

ANNA FLOTATS

El padre adoptivo de Pilar Alcalde, arrebatada a su madre en 1982, ha declarado como testigo esta mañana ante el juez Adolfo Carretero por el 'caso de los bebés robados'. A su llegada a los juzgados de Plaza de Castilla (Madrid), Alejandro Alcalde ha negado que pagara ningún dinero por su hija. "Sólo facturas que puedo enseñar al juez, de la anestesia y otros cuidados de la madre", ha dicho a las puertas del juzgado. El hombre ha señalado que todas estas facturas (por un valor aproximado, según ha dicho, de 80.000 pesetas) llevan la firma de Sor María, la monja que, como "asistenta social" de la clínica Santa Cristina, tramitó los papeles de la adopción. "Adopté a mi hija de manera legal", ha continuado Alcalde, quien ha reconocido a María Gómez Valbuena como la persona que le entregó a la niña. La religiosa, que ayer se acogió a su derecho de no declarar ante el juez, sigue imputada por los delitos de detención ilegal y falsedad en documento público. Es la primera persona imputada por la causa de los 'bebés robados' que tuvo lugar en España desde el franquismo hasta los años 90.

A principios de los años ochenta, Alcalde y su mujer se pusieron en contacto con varias diputaciones provinciales para adoptar un bebé, pero Sor María se ofreció a conseguirles un hijo de manera más rápida. Alcalde ha explicado que la monja le dijo que la madre biológica era una "chica joven sin posibles que había decidido dar a su hija en adopción". Según Alcalde, la niña pasó 60 días en la incubadora y sor María le advirtió de que podía tener secuelas, por lo que le ofreció la posibilidad de entregarle otro bebé, algo a lo que el hombre se negó. Fue la monja quien le entregó a la niña y durante años, los padres adoptivos se la llevaban de vez en cuando a la clínica para que pudiera verla.

El padre adoptivo ha explicado, al término de la declaración, que la monja nunca quiso informar sobre la madre biológica cuando la niña, hace 15 años, quiso saber sobre ella. "Ahí empezamos a chocar", ha dicho. Él asegura que jamás vio a la madre biológica  

Alcalde dice que jamás vio a la madre biológica

La comparecencia del padre adoptivo ha estado pendiente de un hilo dado que el juez encargado de tomarle declaración se halla indispuesto por un cólico, nefrítico aunque finalmente ha hecho "un esfuerzo", según Alcalde, por asistir al juzgado y tomarle declaración. 

La madre adoptiva, Juanita, también ha declarado ante el juez. Según el abogado de María Luisa Torres, madre de Pilar y denunciante del caso, la mujer "no ha reconocido su firm"a en varios de los documentos y facturas en el que aparece su rúbrica. El letrado Guillermo Peña, que representa a la asociación SOS Bebés Robados, no descarta "solicitar un informe caligráfico" para comprobar a quién corresponde la letra. ha contado que se ha mostrado esperanzado de que la declaración de los padres adoptivos "arroje más luz en este caso". Peña ha añadido que ayer recibió con "indignación" el comunicado de sor María, en el que la religiosa afirma que le "repugna" la separación de un bebé de su madre biológica. SIn embargo, el abogado ha defendido que "cada cual afronte su defensa como crea conveniente".

Más noticias de Política y Sociedad