Público
Público

Parlamento vasco El lehendakari apuesta por un Estatuto que reconozca el “carácter nacional” de Euskadi

Iñigo Urkullu aprovecha su intervención en el Pleno de Política General para defender el autogobierno y abogar por un nuevo estatus pactado con Madrid que respete también la “pluralidad” del País Vasco. Exigió además la libertad de los políticos catalanes encarcelados.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, interviene en el pleno de Política General que celebra el Parlamento Vasco, en Vitoria. EFE/David Aguilar

La broma estaba servida. 24 horas antes de que el lehendakari subiera al estrado del Parlamento Vasco para dar el discurso central del Pleno de Política General, trascendió en redes sociales que un folleto del Departamento de Turismo situaba a Euskadi a la altura de Cuenca. Iñigo Urkullu evitó cualquier alusión directa a este fallo (se calcula que llegaron a repartirse cinco mil ejemplares del mapa erróneo), pero sí dejó claro dónde está el PNV a día de hoy: negociando desde la minoría para tratar de alcanzar acuerdos que sólo son viables si tienes mayoría.

Minorías y mayorías. Ausencias y presencias, o ausentes presentes. Pedro Sánchez, por ejemplo. El presidente no estaba en el majestuoso Salón de Plenos del Parlamento de Vitoria, pero a media mañana de este martes todos los allí presentes pensaban, de una forma u otra, en él. Sobre todo el lehendakari, quien le dedicó algún que otro guiño durante el discurso pronunciado en el pleno, que captó una amplia atención mediática. En ese marco, el mandatario vasco ratificó que buscará avanzar hacia mayores cotas de autogobierno, algo que necesariamente deberá pactarse, de una forma u otra, con Madrid.

“El Gobierno que presido ha mostrado de forma reiterada disposición al diálogo institucional y acuerdo bilateral”, dijo el lehendakari, que criticó la imposibilidad de alcanzar acuerdos en tal sentido con el Ejecutivo de Rajoy, al que contrapuso la “nueva actitud formal” por parte del gobierno de Sánchez. “El nuevo gobierno español tiene posibilidad de comprometerse realmente en el diálogo constructivo”, afirmó.

Vista general del Parlamento Vasco, en Vitoria, durante la intervención del lehendakari, Iñigo Urkullu, en el pleno de Política General. EFE/David Aguilar

Sus palabras no llegan en un momento cualquiera. Actualmente, una comisión de expertos (designados por cada uno de los partidos con presencia parlamentaria) empieza a trabajar para tratar de sentar las bases de un texto que aglutine las distintas posiciones que existen en la Cámara respecto a una reforma estatutaria, lo que a su vez derivaría en una actualización del Estatuto de Gernika. El trabajo de ese grupo tiene como sustento lo acordado principalmente por PNV y EH Bildu en la Ponencia de Autogobierno de cara a una nueva Carta Autonómica.

Sin embargo, la voluntad de los peneuvistas, reiterada hasta la saciedad y confirmada por el propio Urkullu, es ampliar los apoyos más allá de las fuerzas nacionalistas, lo que fundamentalmente implicaría atraer a Elkarrekin Podemos y PSE. El PP no está por la labor ni tampoco se espera que lo esté: para los conservadores no hay nada que cambiar.

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y los presidentes provinciales de Álava, José Antonio Suso y Vizcaya, Itsaso Atutxa, y el coordinador general de EHBildu, Arnaldo Otegi (i a d), escuchan la intervención del lehendakari, Iñigo Urkullu, durante el Pleno de Política General en el Parlamento Vasco. EFE/David Aguilar

En ese contexto, el lehendakari abogó por destrabar las competencias aún pendientes de transferir. Se trata de un asunto tan antiguo como vigente: 39 años después de la aprobación del Estatuto de Gernika, todavía existen competencias autonómicas en manos del Estado. Urkullu calificó como “inaceptable” que aún existan transferencias pendientes y que el Estatuto “siga sin ser cumplido en su integridad”. En esa línea, dijo que su administración busca “generar el clima que favorezca un avance efectivo” en esa línea. Algunos minutos después se preguntó “cuál es la alternativa” si Madrid continúa sin cumplir lo estipulado hace cuatro décadas. En tal sentido, advirtió sobre la necesidad de evitar frustraciones “que nunca sabemos dónde acaban”.

El lehendakari reclama la libertad de todos los políticos catalanes presos

Tras citar el trabajo de la ponencia de autogobierno en la Cámara Vasca, incidió en la necesidad de “reconocer el carácter nacional de Euskadi” y, al mismo tiempo, “profundizar en la pluralidad” de este país, garantizar derechos y políticas sociales, ampliar el catálogo de competencias y “clarificar la capacidad de decisión” de cara a garantizar un “sistema bilateral efectivo”. El lehendakari apostó por “ensanchar el acuerdo,” porque “más acuerdo significa mejor pacto”.

En resumidas cuentas, señaló que el nuevo estatuto debería definir a Euskadi “como realidad nacional con voluntad histórica de Autogobierno y de decisión”, mientras que la Carta Autonómica tendría que ser considerada de rango “cuasi-constitucional”.

Asimismo, el mandatario vasco también quiso recordar la situación que atraviesa Catalunya, donde existe un “permanente bloqueo político e institucional”. En esa línea, habló de la necesidad de “avanzar en un proceso de distensión y diálogo”, lo que debería plasmarse en una cosa concreta: “poner fin al encarcelamiento preventivo de todos los que participaron en el procés y están presos”. “La judicialización de la política es contraproducente”, remarcó.

El oasis vasco

El lehendakari también ha aprovechado su intervención para hacer autobombo sobre lo bien que marchan las cosas por su tierra, un pronóstico no compartido por los principales grupos de la oposición (que suelen hablar irónicamente del “oasis vasco”). Ante la atenta mirada de sus rivales políticos, quienes tomaban apuntes para luego responderle, Urkullu desgranó los principales “logros” de su gestión.

Dijo, entre otras cosas, que en Euskadi se dan los datos pobreza “más bajos de la UE”, en líneas parecidas a los países del norte de Europa. Sacó a relucir también la “gestión responsable” que ha permitido “mantener” e incluso aumentar el gasto social, o el descenso del paro en tres puntos desde el inicio de legislatura, situándose ahora en el 10,1%. Su objetivo, dijo, será bajarlo del 10% durante el próximo año.

Tampoco han faltado las referencias a la nueva situación que vive Euskadi tras la desaparición de ETA, certificada y ratificada a comienzos de mayo pasado. “La sociedad quiere disfrutar de este nuevo tiempo”, remarcó. También habló de mostrar solidaridad “con todas” (un concepto que repitió en dos ocasiones) las víctimas.

Más noticias de Política y Sociedad