Público
Público

El partido reta a los defensores del ex ministro a dejar sus cargos

Y. G.

Desde que Cascos anunciara su marcha del PP han sido 71 los militantes del partido en Asturias que han seguido su ejemplo. Otros, entre ellos diputados regionales y concejales no han dado el paso pero han salido a defender el portazo del ex secretario general. El PP asturiano quiere acabar con estas actitudes. A media tarde de ayer el vicesecretario de comunicación, Joaquín Fernández, emitió un comunicado en el que instó a estas personas a "acabar con el cinismo" y a renunciar a sus cargos.

"Si no están de acuerdo con este partido, la única vía que les queda es la inmediata dimisión y renunciar a sus cargos, sean estos de carácter regional o municipal".

Se trata de un mensaje que pone directamente en el foco, entre otros cargos, a Rosa Domínguez de Posada, alcaldesa de Peñamellera Alta o a la diputada Cristina Coto, que ayer mostraron su intención de agotar legislatura antes de abandonar.

El PP asturiano no quiere que un "goteo organizado" de bajas empañe la campaña de su candidata, Isabel Pérez-Espinosa.

Mientras, ayer, el cabeza de lista del PP de Avilés en las últimas elecciones municipales, Manuel Peña, y el portavoz de la plataforma que apoyaba la candidatura de Cascos en Asturias, Enrique Álvarez Sostres, se sumaron a la lista de bajas. Así como Gabriel Díez Berbel, ex alcalde de Granada.

Según comunicó Berbel al presidente provincial del PP, deja la formación dolido por el ninguneo que ha mostrado su partido hacia él y por el trato que se le ha dado a Cascos, a quien estaba muy unido, informa Amina Nasser. "Me llaman sólo para que vaya de palmero cuando viene Rajoy o el gitano de Arenas", se lamentó en declaraciones a Público.