Público
Público

Pedro Castro: "Las autonomías arramblaron con todo, hasta con nosotros"

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias ha puesto mucho tesón encima de la mesa. Quiere negociar la financiación local y la quiere ya

JUANMA ROMERO

Apenas bastan unos segundos de charla con Pedro Castro (Tomelloso, Ciudad Real, 1945) para darse cuenta de que su cerebro circula revolucionado, como una olla donde las ideas corren a borbotones para inundar al interlocutor de datos, argumentos, impresiones.

Castro dice estar “rompiendo moldes”. Alcalde socialista de la localidad madrileña de Getafe (160.000 habitantes) desde hace 25 años, sabe que necesita cargar de razones sus palabras para que sea posible “ya” la financiación local. Es su gran guerra desde que el pasado 11 de noviembre fuese investido presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Ahora, la cosa pinta bien, insiste. Este jueves, logró una foto inédita en 30 años: la reunión formal entre los alcaldes y Hacienda.

El Gobierno promete que sí, que negociará la financiación local vinculada a la autonómica. Vale. Pero, ¿hay 'plan B' por si acaso?

Siempre lo hay, aunque no se dará esa situación. Forma parte de la hoja de ruta de José Luis Rodríguez Zapatero, de Economía, de Administraciones Públicas, del Congreso, del Senado, del partido... ¡Y de todos los ayuntamientos, 8.112 sin colores políticos! Ellos me dicen: “No cedas. Ahora o nunca, Pedro. No tires el caudal de ilusiones que has despertado”. No lo haré. Defenderé la financiación local hasta el final, con uñas y dientes.

Perdone, pero parece tópico. ¿Qué distingue este momento de otros?

El tiempo transcurrido y el gran consenso. Defiendo la descentralización autonómica, pero las comunidades han sido avaras, glotonas. Es como si ahora a todos les saliesen los colores por haber abandonado los municipios. Hemos asumido competencias impropias sin dinero y hemos contenido muchas tensiones sociales.

Volvamos al 'plan B'. ¿Cuál es?

No sucederá... Pero si sobreviene, les diríamos a las CCAA: "Esto hacemos, ahora os toca a vosotras asumirlo. Si queréis que sigamos haciéndolo, poned el dinero. Es lo que hay".

Ultimátum en toda regla. Huelga.

Por supuesto.

Aunque eso llevaría a negociaciones bilaterales con las CCAA.

No, no me planteo la posibilidad. Se va a hacer, de verdad. Hay garantías. A veces me preguntan si pelearé por estar en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Les digo que sí, que luego. Ahora importa la financiación.

Y con este escenario de crisis... Manuel Chaves y Felipe González pidieron postergar el diálogo.

¿Por qué va a influir? Podemos marcar criterios, ir acompañando la realidad económica con la salida de la crisis. Es negociar, no asfixiar a nadie.

¿No cree que la irrupción de los municipios puede envenenar la financiación autonómica, ya de por sí muy compleja y polémica?

¡No! La hará más fácil, más audible, entendible para los ciudadanos. Ellos verán que de lo que hablamos es de sus centros de día, sus guarderías, sus colegios... No somos el problema, sino la solución. Si ponemos sobre la mesa los recursos que realmente necesitan el Estado, las CCAA y los ayuntamientos, veremos que hay dinero. Que basta con redistribuir sin aumentar la presión fiscal. Hay que quitar miedo a las comunidades.

¿Ellas son el enemigo? ¿Por qué se han comportado así, glotonas?

Porque necesitaban que se les reconociese su espacio. El Gobierno central y los municipios lo teníamos desde siempre. Las CCAA son la pata más novedosa del Estado y precisaban buscar la complicidad de los ciudadanos, arraigarse. No las culpo. Pero al final han arramblado con todo lo que han podido, incluso con nosotros.

Se les ha ido la mano, vamos.

Sí. Por eso toca repartir juego otra vez.

¿Y no hacen de abogado del Gobierno? Puede usarles para frenar las ambiciones de las CCAA.

Si somos válvula de escape, mejor. ¡Somos Estado! ¡Que hemos aguantado mucho! No somos la cenicienta ni debemos probarnos el zapato. Somos iguales y queremos igualdad.

La FEMP reclama 7.000 millones para paliar su déficit y cubrir ese 26,7% de gastos impropios que les endosan las CCAA . ¿Por qué hace 15 días Álvaro Cuesta, el secretario federal de Política Municipal del PSOE, dijo que la cifra no les vinculaba?

Sólo era una posición de partida.

Es que elogió su esfuerzo “meritorio”. Punto. ¿No es poco eso?

Todo dependerá de la negociación. Ahora asumimos sólo el 13% del gasto total del país, muy poco [el Estado controla el 51% y las CCAA, el 36%]. Queremos más competencias, hasta donde podamos.

¿Dejarán que les quiten poder?

A ellas hay cosas que les pillan lejos. Yo pongo nombre y apellidos a los parados. Estoy más cerca de ellos.

Piden más control fiscal. Mala venta de cara a los ciudadanos.

¡Si nosotros cobramos tasas que luego ni vemos! Queremos ejercer presión fiscal, como el Gobierno y las CCAA. Discutir de impuestos que radican en ellas: patrimonio, sucesiones, plusvalías, combustibles, juego... Sin más presión fiscal.

Algunos dirán que es una tapadera, que buscan subir impuestos.

No, lo digo por activa y por pasiva. No más tasas, sino mejor reparto. ¿Qué le digo yo a esa joven que me dice que no tiene plaza de guardería? ¿Que no tengo competencias?

Se puede argüir que algunos alcaldes... de austeridad, poca.

No negaré que a veces falta la transparencia que exige la Ley del Suelo. Por eso anuncio que hoy propondré a la FEMP que redacte un código ético. Con él, haremos que alcaldes y ediles vuelquen a las web de sus municipios su declaración anual de patrimonio.

¿Una mejor financiación logrará minimizar la corrupción?

No. Ayudaría a eliminar posibles tentaciones, pero el que es corrupto... es corrupto. Roba para forrarse él mismo, no para financiar sus pueblos. El último caso, Estepona.

Se ha entrevistado con casi todos los presidentes autonómicos. ¿Les distingue por su color?

En líneas generales, no. Ya veremos Madrid, que pánico la tengo.

¿Pero el PP está comprometido? Presidió la FEMP ocho años...

Diría que sí. Tiene sus miedos y...

¿Más que las CCAA socialistas?

No, están a la par. Tienen la sartén por el mango y no quieren soltarlo.

¿Y el miedo a Esperanza Aguirre?

Pone más cara la vivienda protegida. ¡Hasta unos 60.000 euros más! Pierde así al demandante. Ella pasa de pactos transversales. Es Juan Palomo.

Ahora todos los municipios están unidos. ¿No teme que algún partido se acabe descolgando?

Por ahora, no. Pero sí, puede que al final alguno se plante y pida más.

Si logra la financiación local, ¿cuál será su siguiente reto?

¡Que lo lograré, seguro! Perseguiré un plan nacional de vivienda y empleo. Los ayuntamientos tenemos que ayudar a salir de la crisis, formar recursos, prestar suelo para vivienda pública, como acordamos el pasado martes con la ministra Beatriz Corredor.

¿Y no se replantea la FEMP? Prometió revisarla en su investidura, con bronca del PP de por medio, por cierto.

Estábamos a las puertas de unas generales, con una tensión increíble. Y aquí el PP nunca cambió nada. Pero estoy dispuesto a discutir cuando acabemos la negociación de la financiación. Es más, ya trabajamos en el borrador FEMP 2020. Busco traer aires nuevos. Estoy rompiendo moldes. Y lo seguiré haciendo.  

Más noticias de Política y Sociedad