Público
Público

'Pepote' pone contra las cuerdas al duque

El exdirector balear de Deportes declaró hace dos semanas ante el juez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Luis Pepote Ballester, medallista olímpico y ex director general de Deportes del Govern balear, dio hace dos semanas la campanada con una declaración judicial que compromete aún más a su antiguo amigo Iñaki Urdangarin. Según fuentes de la investigación, Ballester declaró ante el juez del caso, José Castro, que fue Jaume Matas quien ordenó amañar adjudicaciones en favor de Iñaki Urdangarin y el Instituto Nóos.

Y declaró también que el duque le llamó en 2007 para exigir que el Govern pagase ya al Instituto Nóos el dinero que le adeudaba por la segunda y última cumbre turístico-deportiva encargada mediante convenio. Detenido en agosto de 2009 e imputado desde entonces en el caso Palma Arena, Ballester vio cómo siete meses más tarde Matas le endosaba todas las culpas del sobrecoste del velódromo palmesano. En ese momento, marzo de 2010, Ballester padecía una grave enfermedad por la que ya no peligra su vida.

José Luis Ballester dice que fue Matas quien ordenó amañar los contratos

Cuando las llamadas desveladas por Ballester se produjeron, Urdangarin ya se había desvinculado formalmente del Instituto Nóos. Su presión y/o mediación en defensa de los intereses de una entidad de la que se había apartado por orden de la Casa Real afianza las sospechas de que la ruptura fue un paripé.

El informe de Hacienda sobre la trama ratifica que no fue hasta 2007 cuando la Fundación Illesport abonó al Instituto Nóos los 585.000 euros pendientes por la organización del segundo Illes Balears Forum una cumbre turístico-deportiva y el montaje de un Observatorio que nunca llegó a existir. El convenio para la realización de esos eventos no expiró hasta el 30 de junio de 2007, de lo que se infiere que las llamadas de Urdangarin a Ballester fueron posteriores a esa fecha, aunque las fuentes consultadas ayer no lo precisaron.

En 2005 y 2006, Fundación Illesport, organismo dependiente del Govern, ya había transferido 1,7 millones a la entidad donde Urdangarin desembarcó como presidente en septiembre de 2003 y a la que rebautizó como Nóos Consultoría Estratégica SL. Tanto el ex director gerente de Fundación Illesport Gonzalo Bernal como su homólogo de la Agencia Balear de Turismo (Ibatur), Juan Carlos Alía, declararán como imputados ante el juez Castro por el caso Nóos.

Añade que el duque le exigió en 2007 los pagos adeudados al Instituto Nóos

Los convenios con el Instituto Nóos fueron sufragados con cargo al presupuesto de la Fundación Illesport. Pero Ibatur también destinó dinero público al entramado. En 2004, adjudicó a dedo un contrato de 116.944 euros a Nóos Consultoría Estratégica SL. El objeto era la gestión del merchandising del equipo ciclista Illes Balears.

Y se le otorgó bajo el argumento de que poseía 'la exclusiva' para comercializarla. Pero, aseguran los investigadores del caso, tal contrato de exclusiva no existe. Como no existe ni un solo papel que acredite por qué Illesport pagó ese mismo año otros 174.000 euros a Nóos Consultoría. Tras el estallido del caso Palma Arena, los antiguos responsables del Govern alegaron ante el juez que con esa cifra se pagó el servicio de prensa del equipo ciclista Illes Balears. Quienes conocen el caso tampoco se creen esa versión.