Público
Público

Pisando la huella de Felipe González

Decir "Zapatero" se ha convertido en un seguro de aplausos en el PSOE

G. L. A.

De no ser por que la inmensa mayoría eran militantes y simpatizantes de base ajenos a las tripas del proceso sucesorio, se diría que el PSOE recreó ayer la atávica querencia española por vituperar al vivo y ensalzar al muerto.

A pesar de que las encuestas de ahora sitúan sus apoyos sociales por debajo del subsuelo, al paso que ha tomado Zapatero va camino de convertirse en un nuevo icono del socialismo español. Ayer pasó con él lo que pasa con Felipe González desde 1997, cuando renunció al liderazgo del PSOE. Basta con mencionar su nombre para que la militancia rompa en aplausos.

Uno de los asistentes puso el broche emocional: "¡No te vayas!", gritó

El Vistalegre que no fue se celebró en Murcia, en la intimidad de un recinto con un aforo muy alejado de los 20.000 que han llegado a congregarse en la plaza madrileña. El pabellón Príncipe de Asturias se abarrotó con 6.000 personas, según los organizadores, llegadas en 68 autobuses. Más allá de la veracidad de los números, las puertas se cerraron con gente protestando afuera por no poder entrar.

Uno de los que llegó a tiempo puso el broche emocional al gritar "¡No te vayas!". Fue sólo una garganta, pero el primer mitin de Zapatero tras el anuncio oficial de su retirada en 2012 estuvo cargado de emotividad desde incluso antes del principio, que se retrasó 20 minutos, hasta el final.

Entretuvo la espera el auditorio haciendo palmas a ratos con el coro de "¡Zapatero, Zapatero!", y cuando el presidente del Gobierno apareció por un lateral, hizo el paseíllo llevado en andas por una cálida salva de aplausos que duró dos minutos y medio. Nada que ver con los fríos 40 segundos que le dedicaron el sábado los consternados miembros del Comité Federal de su partido.

Su nombre fue sustituido por las siglas del PSOE en la pantalla del mitin

En los 33 minutos que duró su discurso, fue interrumpido por los aplausos 27 veces. Pero las pruebas de afecto habían comenzado a exteriorizarse desde que el primer orador, el candidato a la Alcaldía de Murcia, Pedro López, mentó su nombre. Coreado al grito de "¡presidente", Zapatero se levantó para saludar. "A nosotros no nos has fallado", le dijo López. Y el secretario regional, Pedro Saura, subrayó que su decisión "lo hace más líder aún". Pero en la pantalla de plasma donde hasta ayer se proyectaba en zoom "Zapatero", ayer sólo aparecía "PSOE".