Público
Público

Un plan de choque para la desaceleración

Más inversión en infraestructuras, reforma laboral, autocontrol de márgenes en la distribución, devolución de 400 euros en IRPF y construcción de 150.000 VPO

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El nuevo Gobierno tiene mucha tarea por delante en el ámbito económico: el control de precios, la desaceleración económica, la crisis en el sector inmobiliario y las dificultades para acceder a una vivienda, la creación de empleo y la recolocación de los parados, reducir la dependencia energética del petróleo, así como impulsarla productividad y las nuevas tecnologías.

El próximo Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero pondrá en marcha un plan de medidas para amortiguar la desaceleración económica y los efectos negativos que está produciendo en el empleo. Para compensar la caída en la construcción de nuevas viviendas se impulsará la inversión en infraestructuras y las viviendas protegidas. En el primer campo, contará con el apoyo de los empresarios, que ofrecen financiación privada para la construcción de infraestructuras. En viviendas protegidas, Zapatero se ha comprometido a iniciar 150.000 VPO cada año (ahora son 100.000).

Aun así, el parón en el sector de la construcción residencial y en áreas dependientes, como la intermediación inmobiliaria o la industria auxiliar de la construcción, está provocando un aumento del paro. En los últimos doce meses el número de parados se ha incrementado en 240.056, de los cuales 81.000 procedían del sector de la construcción.

Para ellos se elaborarán planes de formación y reciclaje con el objetivo de recolocarlos, bien en la construcción no residencial, en la industria o en servicios. De hecho, antes de las elecciones el Gobierno envió a patronal y sindicatos el borrador del plan, con un presupuesto de 200 millones de euros, que se destinarán en su mayor parte a la contratación de 1.500 orientadores profesionales. Además de este plan de choque, el nuevo Ejecutivo abordará con los agentes sociales una reforma del mercado laboral que aumente la flexibilidad, pero también la protección del trabajador.

Para impulsar el consumo y, con ello, el crecimiento económico, el Gobierno pondrá en marcha la devolución de 400 euros a los contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La devolución se materializará mediante una reducción de las retenciones mes a mes, por lo que la ganancia media para cada contribuyente será de unos 33 euros mensuales; a pesar de que pueda parecer una cantidad pequeña, los promotores de la medida consideran que es un importe adecuado para destinar al consumo -por ejemplo, para el pago a plazos de una lavadora-.

La subida de los precios (la tasa de inflación está en el 4,3% en enero, la más alta desde 1995) es uno de los problemas que más preocupa a los ciudadanos. Aunque no se pueden fijar precios por decreto -salvo los regulados, como la luz-, existen medidas que pueden colaborar en la moderación de los beneficios comerciales.

En la agenda del Gobierno se encuentra una cita clave: con el sector de la distribución, para intentar lograr un acuerdo de autocontrol de márgenes. También estrechar la vigilancia por parte del Consejo de Defensa de la Competencia para procurar evitar pactos de precios. Y la creación de un Observatorio de precios que estimule la competencia.

Hipotecas

Pero no es sólo la cesta de la compra la que aprieta a los consumidores, también las hipotecas representan una carga adicional debido a que la subida del euribor ha provocado un incremento de la cuota mensual en los últimos meses.

Para hogares hipotecados y en graves dificultades económicas, el PSOE prometió que la ampliación del plazo del préstamo (lo que permite reducir la cuota mensual) sería gratuita. Sin embargo, quienes dejarían de cobrar esos gastos (bancos, notarios, registradores) no se han mostrado precisamente partidarios de la idea.