Público
Público

La policía tiene dudas de que Baño participara en el ataque

El móvil del detenido se ubicaba lejos de la agresión, pero el dato no es determinante

PEDRO ÁGUEDA

La suerte inmediata de José David Baño Lorente está hoy en manos de la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Murcia, que decidirá si le imputa algún delito tras tomarle declaración. Baño fue arrestado el domingo por la tarde como sospechoso de participar en la brutal agresión al consejero de Cultura, Pedro Alberto Cruz, pero, según transcurrían las horas, la propia policía comenzaba a dudar de su implicación.

Ante la jueza, los investigadores presentarán un solo indicio, el reconocimiento fotográfico que de David Baño hizo el agredido, al que se suma la identificación con dudas de un vecino que presenció el ataque desde la ventana de su domicilio. Estos dos testimonios se contradicen en un punto: mientras Cruz dice que le pegaron dos hombres, su vecino habla de tres agresores.

El joven insiste en su inocencia durante dos días de interrogatorios

En contra, la policía presentará a la jueza otro indicio, obtenido a partir del rastreo de la huella digital que el teléfono móvil del detenido dejó el sábado por la tarde. Ese seguimiento ubica el celular en una zona de Murcia distinta al lugar de la agresión en el momento en que se produjo la misma, pero no lo suficiente como para que Lorente no pudiera haber participado en la paliza y correr a recoger posteriormente su terminal, según explicaron fuentes de la investigación.

Además, la determinación de Baño en negar su implicación en los hechos pesaba ayer en el juicio de los agentes de la Brigada Provincial de Información. Aún con su estética skin head y su adscripción a un grupo ultra de fútbol, Baño no tiene un historial que le confiera experiencia en interrogatorios policiales. Sin embargo, lejos de derrumbarse y confesar, no ha dejado de insistir en su coartada durante las más de 48 horas en comisaría.

Una jueza decidirá hoy si le imputa algún delito tras tomarle declaración

El grupo Citiboys Hooligans, al que pertenece David Baño, colgó ayer de su página web un comunicado asegurando que el sospechoso se encontraba en su domicilio, "a más de 30 kilómetros de Murcia", en el momento del ataque al consejero de Cultura. Baño "ni siquiera sabía quién era Pedro Alberto Cruz", añaden los ultras del ya desaparecido equipo Ciudad de Murcia.

Todos los testimonios recogidos por los medios locales en la pedanía murciana de Baños y Mendigo indicaban sorpresa de los vecinos por la detención del joven, al que sus vecinos no consideraban conflictivo. Baño vive con sus padres en la misma pedanía donde se ubica el negocio familiar, una gasolinera.

Por último, los interrogatorios realizados por la policía a terceras personas para comprobar la coartada de David Baño no permiten a los agentes pronunciarse definitivamente sobre la presunta implicación del joven en la agresión al consejero del Gobierno murciano. El máximo de 72 horas que prevé la Ley antes de poner un detenido a disposición judicial finaliza en la tarde de hoy, pero todo parece indicar que la policía no agotará ese plazo.

Por otra parte, Pedro Alberto Cruz recibió el alta ayer por la mañana, después de haber pasado dos días y medio ingresado y haber sido intervenido de tres fracturas en el rostro. Con todo, los médicos le han desaconsejado que asista a Fitur, la feria de turismo que se celebra en Madrid, el próximo jueves, como era su deseo.

 

Más noticias de Política y Sociedad