Público
Público

El PP acepta que el Gobierno impulse el diálogo con Cuba

Pacta con el PSOE que se hable con la isla para lograr liberar a presos políticos

PÚBLICO

Se consiguió lo que parecía absolutamente imposible. PSOE y PP alcanzaron ayer un acuerdo en el Congreso sobre la política hacia Cuba, que hoy se trasladará al Senado. Y fue posible gracias a que los conservadores cejaron en su empeño de que España endureciera sus relaciones con el castrismo. En otras palabras, el PP se acercó a la postura del PSOE favorable al "diálogo" con La Habana para conseguir la liberación de los presos de conciencia, y no al revés.

Pero hasta llegar al consenso hicieron falta varias piruetas parlamentarias. El PP había presentado esta semana una proposición no de ley en la que no reconocía la posibilidad de "diálogo" con Cuba. Es más, defendía que el Gobierno español abogara por mantener la Posición Común que la UE firmó en 1996 a propuesta de José María Aznar. El PSOE respondió con un texto alternativo, que no incluía ninguna alusión a la Posición Común y que exigía al Ejecutivo "impulsar el diálogo" con la isla.

Ayer, antes de que comenzara el Pleno, Jorge Moragas (PP) y Elena Valenciano (PSOE) pactaron un pequeño cambio sobre esa enmienda. En lugar de "diálogo", se conminaba al Gobierno a lanzar una "acción continuada" con La Habana. Pero llegó el debate y ERC se opuso a que se votara esa redacción intermedia. El PP tuvo que optar: o perdía la votación al defender su moción, sin cambios, o aceptaba la primera transacción del PSOE. Eligió lo segundo.

A socialistas y conservadores se unieron CiU, PNV y UPN. En total, 327 votos a favor, 7 en contra (IU, ERC y BNG) y cuatro abstenciones (ICV, UPyD y Coalición Canaria).

En el texto de consenso, se recoge la "condena" a la muerte del disidente Orlando Zapata, en los términos en que lo hizo la Comisión de Exteriores del Congreso y el presidente del Gobierno. También se insta al Ejecutivo a "impulsar un diálogo" con Cuba, con tres objetivos: la "inmediata e incondicional liberación" de los presos políticos, la entrada de Cruz Roja en las cárceles cubanas y la ayuda hacia "un futuro de reconciliación nacional".

Durante el debate, Moragas exhibió su "disposición a buscar un acuerdo", la "unidad de los demócratas" y no la "división". Valenciano defendió la necesidad del diálogo como vía de presión para que el castrismo se abra. Y eso no es "debilidad o complacencia", recalcó. Gaspar Llamazares rechazó el acuerdo por lo que supone de "injerencia" a la soberanía de Cuba. Interpretó que el PP no quiere ayudar a la disidencia, sino "doblegar" al Ejecutivo.

Hoy el Senado, si no hay sorpresas, votará previsiblemente el mismo texto de consenso, "un pacto de mínimos", como lo define el PP, informa Juanma Romero.