Público
Público

El PP empuña el miedo a la inmigración como arma electoral

En una semana el PP ha pasado de acusar a Vic de "xenofobia" a pedir mano dura con la inmigración porque "no cabemos todos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace una semana, Cristobal Montoro posicionaba al Partido Popular en la polémica del Ayuntamiento de Vic abrazando a la inmigración y denunciando la 'intención xenófoba' de un consistorio gobernado por CIU con los apoyos del PSC y ERC. Hoy se ha agitado el debate y el PP ha recogido el guante empuñando el miedo a la inmigración como un arma electoral.

Lo ha advertido hoy Movimiento contra la Intolerancia: el descrédito hacia los inmigrantes se está extendiendo a raíz de estas actuaciones. El PP no es ajeno a ello.

Si Montoro fue el amable Dr. Jekyll del PP para los inmigrantes ilegales, Alicia Sánchez Camacho, la presidenta del PP en Catalunya, se vistió ayer de Mr. Hyde. 'El padrón no puede ser la puerta de entrada de la inmigración ilegal. Es la punta del iceberg. En Catalunya y España no cabemos todos', espetó la dirigente popular.

'El padrón no puede ser la puerta de entrada de la inmigración'

Y ante el peligro de que Catalunya se colapse de sin papeles, se ofreció a resolver el entuerto y proclamar el tema de la inmigración como el eje de su campaña electoral. ¿Por qué? 'Porque muchos municipios están casi en quiebra'  y ni el Gobierno ni la Ley de Extranjería, a su entender, pone manos sobre el problema.

Se había abierto una brecha en la postura del PP que hoy se ha encargado de cerrar Soraya Sáenz de Santa María: la reacción de Montoro pierde, y la de Camacho gana. 'A España se llega con papeles y con un empleo', ha concretado Soraya.

La portavoz de losconservadores en el Congreso ha rescatado el controvertido contrato de integración con el que Mariano Rajoy trató de arañar votos en las últimas elecciones. 'Nosotros propusimos un contrato de integración y no nos aceptaron ninguna de nuestras medidas', ha dicho Soraya, ahora 'es el Partido Socialista el que tiene que dar explicaciones'.

Soraya Sáenz de Santa María rescata el contrato de integración de las elecciones pasadas

 Por aquel entonces, Rajoy quería obligar a los inmigrantes 'a cumplir las leyes, a respetar las costumbres de los españoles, a aprender la lengua, a pagar sus impuestos, a trabajar activamente para integrarse en la sociedad española y a regresar a su país si durante un tiempo no encuentran empleo'. Entre esas costumbres que el PP creía en peligro, Rajoy mencionaba la 'higiene'.

La semana pasada, en la Convención interparlamentaria de los conservadores, Rajoy ya removió las ascuas del debate sobre la inmigración cuando parecían apagadas desde la campaña de las Elecciones de 2008.

'Nosotros ya criticamos el 'papeles para todos' y las regularizaciones masivas dentro de una política suicida en materia de inmigración', sentenció el líder del PP desde el atril. Un aplauso cerrado fue la respuesta del auditorio.

Para Rajoy el Gobierno tiene una 'política de inmigración suicida'

La mano dura en este tema es un tiro fácil y seguro entre los suyos... y Rajoy lo sabe. Su portavoz parlamentario en la Comisión parlamentaria de Inmigración, Rafael Hernando, resumió el sentir del PP, acusando al Gobierno de convertir a España en 'el foco de atracción de la inmigración ilegal de la Unión Europea'.

La evolución del mensaje en los últimso días ha tenido mucho que ver con el llamado ‘Vic del PP': el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (Madrid). Este consistorio ha realizado varias reformas en la normativa de empadronamiento que ha permitido 'reducir la inmigración a la mitad'. No ha sido reprendido por el partido, ya que el Ejecutivo de Esperanza Aguirre se apresuró a avalar sus medidas.

El número dos de la lideresa, Ignacio González, justificó al consistorio, 'ya que lo que pretende es evitar los domicilios patera'.

Sin embargo, el objetivo del Ejecutivo del PP de Torrejón es disuadir a la población inmigrante de vivir en la localidad, ya que evalúa la eficacia de la medida en relación a la bajada de inmigrantes que ha conseguido con ella, como adelantó Público.es .

El PSOE entiende que este viraje del PP tiene un horizonte electoral: las elecciones catalanas. La secretaria de Organización, Leire Pajín, ha acusado hoy al PP de alimentar 'un falso debate' con ese objetivo.

 Pajín,en declaraciones a Cuatro, ha culpado al partido de Mariano Rajoy de querer 'fabricar' una polémica con 'un tema muy puntual y muy menor', que no es generalizado en España, 'para arañar un puñado de votos'.

Movimiento contra la Intolerancia ha acusado al Ayuntamiento de Vic y de Torrejón de haber 'disparado la agitación xenófoba en toda España'.

¿Puede tener esta postura beneficios electorales para el PP? Seis de cada diez españoles consideran que la inmigración supone 'un problema', según el informe Transatlantic Trends presentado en diciembre por la Fundación BBVA. El estudio revela que para la mitad de los ciudadanos hay demasiados inmigrantes en el país, en parte 'porque sobreestiman el porcentaje que suponen los extranjeros respecto de la población': la mayoría de los encuestados cree que suponen un 24% del total de habitantes, cuando la realidad es que no llegan al 12%.

Más noticias en Política y Sociedad