Público
Público

El PP presenta un programa plagado de vaguedades

Promete reformar la Constitución y la Ley Electoral, pero no aclara cómo

LUIS CALVO

Mariano Rajoy presentó en sociedad ayer, tras la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del partido, un documento que identifica sus "grandes objetivos políticos" del partido. A lo largo de 50 páginas el texto recorre lugares comunes del discurso del PP de los últimos tres años. Eso sí, medidas concretas, ofrece pocas.

Ayer, en Génova, se escudaban en que el documento es sólo un primer paso de la construcción del programa que defenderán en 2008. Aunque el propio Rajoy aseguró que estas líneas políticas serán las que cristalicen en medidas concretas, el escrito dedica más de la mitad de sus páginas a lo que considera "propuestas". Son, en general, sólo ideas, sin datos que permitan adivinar el alcance de cada medida.

Cambiar la constitución

Sirva de ejemplo la reforma de la Constitución. El PP rescata la idea de "delimitar el núcleo básico de competencias intransferibles e indelegables por el Estado". Pero no aclara si ello supondría recuperar competencias ahora transferidas a las comunidades autónomas.

Lo mismo ocurre con el segundo punto de dicha reforma. El PP propone dotar al Estado de los "instrumentos necesarios para garantizar la igualdad de los españoles". Instrumentos que no especifica.

Una de las pocas concreciones se refiere al proceso de aprobación de estatutos de autonomía, ya que el PP propone la obligación de aprobarlos por dos tercios de la Cámara, algo que daría al segundo partido del país en la práctica capacidad de veto.

El más votado... casi siempre

De la famosa reforma electoral que se anunciaba en su programa, el PP parece limitar su alcance al ámbito local. Propone que obtenga la alcaldía el candidato con más sufragios. Rajoy, sin embargo, desmintió al propio programa que estaba presentando. "Con un determinado porcentaje de votos y determinada diferencia. No es lo mismo que haya tres partidos y uno tenga el 25%, otro el 24% y otro el 23%. No necesariamente tiene que ser alcalde el más votado", matizó en la rueda de prensa. La medida por tanto, queda pendiente de la letra pequeña.

La misma tónica se repite en los doce grandes bloques del documento, que se aglutinan en dos ideas: un "nuevo consenso" y la protección "de nuestro modelo social".

Tras un año de bloqueo popular en la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el programa anuncia reformas del órgano, pero tampoco da ningún dato de como las realizará.

Sorprende la ausencia de ciertos temas que han centrado la agenda del PP esta legislatura. En la parte dedicada a la familia es imposible encontrar ninguna alusión al matrimonio homosexual. Tampoco menciona la derogación de la reforma del Tribunal Constitucional o las listas paritarias que aprobó el PSOE. Las tres están recurridas por el Partido Popular ante el TC.

El PP también rectifica en la lucha contra el cambio climático, un punto "ineludible" en el programa. Esta vez, cerca de las elecciones, el primo de Rajoy ha perdido la partida frente a la opinión pública.

Más noticias de Política y Sociedad