Público
Público

Los premios menores se dispersan por 48 provincias

Bilbao, Cartagena y un pueblo canario dan los dos cuartos. Uno de los quintos fue vendido por 116 loteros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La manida lluvia de millones se convirtió con los dos cuartos y los ocho quintos premios en un ligero sirimiri que salpicó nada menos que a 48 provincias y Ceuta. Sólo quedaron fuera Albacete, Palencia y Melilla. El caso más llamativo fue el del número 3.643, un quinto que fue vendido en nada menos que 116 administraciones distintas. En muchas de ellas, se despachó una fracción. Suficiente para que los carteles de 'Aquí se vendió' para atraer a futuros compradores proliferasen en los escaparates de todas ellas.

Una de ellas fue la número 11 de Sevilla, situada en la emblemática calle Sierpes, informa Ángel Munárriz. Allí brindaba con cava a media mañana Ángeles González, empleada de la misma. Tras vender una única serie del número, esta mujer esperaba que 'suban las ventas para [el sorteo de] El Niño'.

Un bar de Basauri, abonado al 12.249, despachó la mayor parte de un cuarto

No obstante, el dinero que supone estos premios menores del sorteo estuvo mucho más concentrado en los dos cuartos. La Administración número 2 de Bilbao, situada en el Casco Viejo, vendió las 180 series del 12.249. O, lo que es lo mismo, repartió 36 millones de euros, informa Guillermo Malaina. Este jueves, pocos de los afortunados se dejaban ver por allí. Sólo una mujer, cuyo nombre prefería mantener en el anonimato, admitía que a ella le había tocado 'un pequeño pellizco'. Una parte importante de estos 36 millones fueron repartidos en el bar Goikoa, de Basauri. 'Sus dueños suelen jugar todas las semanas al mismo número', aseguró el titular de la administración.

En la otra punta de España, en concreto, en la pequeña localidad tinerfeña de La Guancha, de poco más de 5.400 habitantes, también una única administración vendió gran parte del otro cuarto premio: 170 series del 66.832 (las otras diez se fueron a Cartagena). Miguel Ángel González, el titular de lotería canaria, recurría este jueves al socorrido 'muy repartido' para responder a los que le preguntaban por la identidad de los afortunados. Al final se supo que había una cofradía, una parroquia, y una grupación local del PP.

También llegó la suerte a El Cabanyal, el barrio amenazado por el desarrollismo urbanístico del Ayuntamiento de Valencia. Allí se vendieron las 180 series del 22.418, un quinto premio, lo que supone más de diez millones de euros que han ido a parar a comerciantes de la zona, empresas portuarias y particulares, informa Toni García de Dios.

En el amenazado Cabanyal, se repartieron diez millones de euros

Sin embargo, en El Hierro, donde había aumentado de manera notable la demanda de décimos tras la erupción volcánica submarina, sólo vendieron un billete de un quinto premio, el 62.718. En Albacete, Palencia y Melilla, ni eso.

Más noticias en Política y Sociedad