Público
Público

Primeras medidas contra los insumisos de la Ley Antitabaco

PUBLICO.ES / EFE

Las autoridades públicas han comenzado a dar los primeros pasos para sancionar a los propietarios de los establecimientos que decidieron no aplicar la Ley Antitabaco, en vigor desde el pasado 2 de enero

Los dueños del bar de Castellón que ayer se declararon 'objetores' porque sus ingresos descendieron entre el 75 y 80% los días que aplicaron la norma, son los primeros en quienes se han fijado los inspectores de la Conselleria de Sanidad.

En el acta que han levantado los funcionarios públicos se hace constar que el bar, situado en la avenida de Valencia de Castellón, está 'incumpliendo la legislación', tras comprobar que 'la gente estaba fumando' en el local, 'los ceniceros tenían colillas' y en las puertas hay carteles en los que se 'indica claramente que el bar es para fumadores'.

Las multas a las que podrían enfrentarse quienes incumplan la ley varían entre 601 y 10.000 euros

Al dueño del establecimiento, Fernando Tejedor, no le han 'nombrado sanciones' ni le han explicado a cuánto ascenderá la multa, según ha dicho, pero asegura que resolverá la situación 'como sea' y dejará que sus clientes fumen, como indica el letrero en las puertas del establecimiento, en el que se lee: 'Acceso permitido a fumadores. Los no fumadores, bajo su responsabilidad'.

Tejedor ha asegurado que su decisión de incumplir la legislación es 'firme' y se debe a que tanto para él como para su socio lo prioritario es 'defender el negocio y más en época de crisis'.

El propietario ha anunciado que están dispuestos a movilizar a más hosteleros e invitarles a que imiten su actitud, para lo que diseñarán un blog en el que 'recoger firmas y todo lo que piensa la gente de la Ley', y que saldrán 'por la ciudad' con el objetivo de que los vecinos les apoyen y firmen en contra de la Ley.

La Junta de Andalucía estudia la tipificación del delito en el que ha podido incurrir el asador de Marbella que se ha negado a cumplir la Ley Antitabaco y que ahora baraja transformarse en una sociedad gastronómica, en la que no tenga cabida la prohibición de fumar.

El propietario del asador asegura que llevará su postura a las 'máximas consecuencias'

Fuentes de la delegación de Salud de este organismo autonómico han indicado que el incumplimiento de esta Ley podría suponer una falta grave, que se penalizaría con multas de entre 601 y 10.000 euros.

Por su parte, el propietario del asador Guadalmina, José Eugenio Arias, ha manifestado su intención de aunar fuerzas, por lo que ha hecho un llamamiento al resto de los hosteleros del territorio nacional.

En caso de que le cerraran el local, ha dicho, se marchará de España y llevará su postura 'a las máximas consecuencias', de forma que tampoco descarta acudir al Tribunal Constitucional, ya que, a su juicio, el Gobierno ha prohibido fumar por resultar incongruente la Ley.

Además, ha agregado que, puesto que su restaurante -que advierte en varios carteles de que no aplicará esta normativa- es un negocio privado, su propietario puede hacer lo que quiera dentro de él.

Más noticias