Público
Público

Protestas contra el recorte sanitario en Catalunya

Cientos de profesionales de hospitales se echan a la calle contra el tijeretazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Centenares de médicos, enfermeros y otros profesionales de los hospitales públicos catalanes se concentraron ayer ante diversos centros, coin-cidiendo con el anuncio de más despidos y del cierre de servicios. La alarma crece cada día que pasa en el colectivo, que ve en los recortes no sólo una importante merma en la asistencia, sino también un gran cambio en el actual modelo de sanidad pública.

La concentración más numerosa reunió a 500 personas frente al hospital de Bellvitge, en la localidad barcelonesa de L'Hospitalet de Llobregat. Los manifestantes cortaron la Gran Vía. Bellvitge cerrará en julio siete de sus 17 plantas, una cifra que se incrementará en agosto y septiembre. Ya se han cerrado cinco quirófanos por las tardes y se está reestructurando el calendario del personal.

Unos 350 empleados del hospital Joan XXIII de Tarragona cortaron también la vía pública. Por el momento se ha recortado la plantilla en 40 personas.

En Tortosa, unas 300 personas se concentraron en el hospital Verge de la Cinta, donde podría haber hasta 110 despidos entre 870 empleados, según los sindicatos. 'Desmantelan el hospital', lamentó una trabajadora. Unos 40 trabajadores del hospital Arnau de Vilanova, de Lleida, también se concentraron y explicaron que con los recortes no se podrá dar un buen servicio a los ciudadanos.

Precisamente ayer se conocieron nuevos detalles de los recortes previstos en varios centros hospitalarios catalanes, el más importante en el hospital Clínic de Barcelona, que en verano estará bajo mínimos. 'Este verano viviremos un panorama dantesco. La gente no elige cuándo se pone enferma o tiene un accidente', alertó el presidente del comité de empresa del hospital Clínic, Sergi Hurtado.

La comunidad de médicos manifestó cómo desde el Gobern catalán se está gestando a gran velocidad un cambio de modelo en la sanidad pública hacia su privatización. La intención declarada del Ejecutivo de CiU es, por una parte, contratar empresas privadas para la prestación de servicios públicos y, por otra, promover entre los ciudadanos la contratación de mutuas privadas.

Ante las movilizaciones, el conseller de Salut, Boi Ruiz, se reunió ayer con representantes del colectivo médico para pedirles que 'pasen página' y empiecen a 'caminar hacia las reformas estructurales sin crear alarmismos entre la población'. El conseller aseguró que los recortes son obligados, pero que se están aplicando bajo criterios clínicos.

Más noticias en Política y Sociedad