Público
Público

El PSOE gana también en el extranjero

Los socialistas aventajan finalmente en más de un millón de votos al Partido Popular

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los españoles residentes en el extranjero han votado poder el 9-M. Con claridad. Quieren a José Luis Rodríguez Zapatero y su proyecto de Gobierno. Destierran al PP.

Eso demuestran los datos del escrutinio de los 413.038 votos del Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA). Los socialistas se han quedado con 217.686 sufragios y el PP, con 106.265. Es decir, algo más del doble. Son las cuentas que ayer presentó en un comunicado el PSOE. Porque son aún cifras provisionales, no proclamadas por la Junta Electoral Central, ya que aún quedan por resolver las impugnaciones ante las juntas provinciales y los tribunales superiores de Justicia. El PP, contactado por este periódico, no puso en cuestión los datos.

Y eso que le son desfavorables. El PSOE ha ganado en 49 provincias –sólo se le escapa Tenerife, que ha caído del lado de Coalición Canaria– y en las dos ciudades autónomas. Ha logrado arrebatar al PP sus caladeros tradicionales: Baleares, Cantabria, Castilla y León, Galicia, La Rioja, Navarra, País Vasco y Melilla. En total, son 21 las provincias que pasan a manos de los socialistas. El mapa de 2008, contrastado con el de 2004, ya sólo ofrece un inequívoco color: rojo y más rojo. Ni sombra de azul y sólo un pequeño desliz: el de Tenerife.

Vuelco total

Galicia y Castilla y León dan buena cuenta de la fortaleza del Ejecutivo en el exterior. En la primera, el PP venció en 2004 por 22.000 sufragios. Ahora, los socialistas se han llevado el triunfo por una ventaja de 25.000 papeletas.

En la segunda, la diferencia a favor del PP se cifró hace cuatro años en 1.566 votos. Mariano Rajoy se impuso en ocho provincias –todas menos León, la tierra del presidente Zapatero–. En 2008, el PSOE ha aplastado a sus rivales por casi 11.000 sufragios.

La delantera de los socialistas en algunos focos es descomunal. Triplican al número de votantes en Catalunya (15.755 frente a 5.020 votos) y en Andalucía (29.276 papeletas de Zapatero contra 8.114 de Rajoy). Pero también en Extremadura, Aragón, Asturias, Canarias. La ventaja se recorta en otras comunidades al doble (Baleares, las dos Castillas, Comunidad Valenciana, Galicia, Murcia, Euskadi y Ceuta).  

Los números llevan al PSOE a afirmar que ha “arrasado” al PP en el voto emigrante. Y lo más importante: consolidan el millón de votos de más que sacaron a Rajoy en 2004. A falta de que el escrutinio definitivo se publique en el BOE, el PSOE habría obtenido 11.282.210 sufragios (43,84%). El PP, 10.276.238 (39,93%). “Zapatero ha logrado con esta cifra ser el candidato más votado de nuestra democracia”, proclama triunfal el comunicado.

La victoria entre los emigrantes no ha movido, sin embargo, ningún escaño a favor del PSOE. Sí lo perdió CiU en Barcelona y se lo llevó el PP (con lo que Rajoy se queda con 154 actas). Y en el Senado, finalmente, CC le ha robado un escaño al PSOE y otro al PP. Ferraz se ha sorprendido y ya ha denunciado los “indicios” de irregularidad en el cómputo de votos de Tenerife.