Público
Público

El PSOE no apoyará las ayudas a Bankia si sus gestores no dan explicaciones

Rubalcaba coincide con Rajoy en que "no es necesario" que la economía española acuda al fondo de rescate de la UE

IÑIGO ADURIZ

"Lamentable, desastrosa y con falta de transparencia". Estos son sólo algunos de los calificativos utilizados este mediodía por el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, para manifestar su descontento con la gestión realizada por el Gobierno de la crisis de Bankia. Al líder de los socialistas no se le ocurre "algo peor" que la forma en la que ha afrontado el Ejecutivo la nacionalización de la mencionada entidad.

Y por el temor a que esa misma gestión se repita a la hora de inyectar las ayudas de 23.000 euros que ha pedido el consejo de administración del banco, Rubalcaba ha vuelto a exigir explicaciones tanto al Ejecutivo, como a los principales gestores de Bankia. Ha citado, entre otros a sus expresidentes Rodrigo Rato, Miguel Blesa o José Luis Olivas (ex máximo responsable de Bancaja), ligados todos ellos al PP. También al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que ya ha pedido voluntariamente su comparecencia en sede parlamentaria y a la que el PP aún no ha dado vía libre.

Si todos esos gestores y una representación del Gobierno no acuden al Congreso a explicitar cómo se ha llegado a esta situación, y si el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, no explica por qué la entidad exige 23.000 millones, el PSOE no apoyará esas ayudas públicas ni irá de la mano del Gobierno a la hora de tomar decisiones futuras sobre el banco. "Hay que saber qué ha pasado, qué va a pasar, qué va a hacer el Gobierno y que el dinero público que se dé a Bankia, regresará al Estado", ha insistido Rubalcaba, que ha dicho que su partido necesita conocer todas esas cuestiones antes de dar una opinión sobre el rescate del banco. 

Rubalcaba ha vuelto a condicionar el respaldo del PSOE al decreto de reforma financiera a que se pueda dar un "debate global" con el Gobierno que, además de ese asunto, incluya un diálogo acerca de los recortes en educación y sanidad. Se trata, ha dicho el dirigente socialista de que se ofrezca a la ciudadanía un conjunto de medidas "equilibrado" con el contexto actual y con la garantía de los servicios públicos.

El dirigente socialista ha querido dejar claro, en todo caso, que cualquier ayuda pública a los bancos se tendrá que condicionar a que esa cuantía regrese íntegra a las arcas del Estado, y ha recalcado que las entidades a las que se inyecte dinero público deberán ofrecer las "condiciones" necesarias que garanticen el mismo trato de esos bancos a los ciudadanos que les han ayudado con sus impuestos.

Preguntado sobre la prima de riesgo, que ha vuelto a sobrepasar el límte de los 500 puntos, Rubalcaba se ha mostrado " preocupado" por ese incremento, aunque ha coincidido con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en que "no es necesario acudir al fondo de rescate" de la UE para la banca. Con Rajoy, Rubalcaba comparte su visión acerca de que la política europea tiene que orientarse hacia el crecimiento. Asimismo, ha añadido que es necesario un plan de empleo juvenil, un cambio en el calendario del ajuste del déficit fijado por Bruselas, la creación de eurobonos y, sobre todo, un impuesto sobre las transacciones financieras.

Más noticias de Política y Sociedad