Público
Público

El PSOE pide cuentas al PP por la gestión de la crisis de Bankia

El líder del PSOE insinúa que no respaldará la reforma financiera si no hay cambios en los recortes en educación y sanidad

IÑIGO ADURIZ

Los socialistas no creen que la crisis de Bankia, que ha derivado en la nacionalización de la matriz de la entidad por parte del Estado, sea un asunto "de hace dos días". Su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que hay que "mirar el conjunto de la historia de Caja Madrid y de Bankia" para conocer la raíz del problema.

Una vez identificado, el líder del PSOE ha hablado de que será necesario "delimitar responsabilidades". En los últimos años, ambas entidades han estado controladas por el PP. De hecho, el que era su presidente ejecutivo hasta el pasado lunes, Rodrigo Rato, forma parte del partido conservador y fue vicepresidente y ministro de Economía durante la etapa de José María Aznar en el Gobierno. Su antecesor, Miguel Blesa, también fue designado por el PP

Rubalcaba, además, ha criticado la gestión por parte del Ejecutivo actual de la crisis de Bankia que se agrandó el pasado lunes tras la dimisión de Rato. Es en su opinión, "el ejemplo de gestión más deplorable" que recuerda en toda su vida política. Y es que el líder del PSOE no entiende que ningún miembro del equipo de Mariano Rajoy haya comparecido públicamente para tranquilizar "a los españoles, y a los ahorradores" que tienen depositado su dinero en el citado banco.

"Es el ejemplo de gestión más deplorable que recuerdo" 

"Es todo disparatado", ha lamentado, porque a su juicio era el propio Rato el que tenía que haber propuesto la intervención de Bankia antes de dimitir para que el proceso durara "sólo dos horas" y no tres días, como ha sucedido. La gestión del Gobierno, por tanto, "afecta a la marca España" porque tiene que ver con la "credibilidad de la cuarta entidad financiera del país".

Los socialistas han reiterado que respaldan la nacionalización del banco pero han querido dejar claro que cuando el Estado salga de Bankia lo tendrá que hacer "garantizando que no se ha gastado un euro público en esa operación". Es decir, que cuando venda sus acciones lo haga por un precio similar o superior a su coste actual. El Estado ya inyectó en 2010 4.465 millones de euros en participaciones preferentes, que serán justo ahora las que se conviertan en acciones.

Rubalcaba ha asegurado que su partido acudirá a ese encuentro con cuatro principios básicos: que los procesos de intervención de bancos no supongan ningún gasto para el Gobierno, que se tengan en cuenta los intereses de los ahorradores, que los planes de estructuración de las entidades sean "claros" y "transparentes" y, finalmente, que los socialistas consideran una "mala solución" la creación de sociedades de gestión de activos inmobiliarios, "lo más parecido a un banco malo".

El PSOE dice a Guindos que quiere "hablar de todo", de banca y recortes

Pero lo que sí ha querido recalcar el líder del PSOE es que la negociación de la reforma financiera merece "la misma importancia" que los recortes en educación y sanidad. Los decretos que se refieren a esos tres asuntos se aprobarán el próximo jueves en el Congreso. "Los tres forman parte de la hoja de ruta del Gobierno para salir de la crisis", ha dicho Rubalcaba, que ha subrayado que, por tanto, los socialistas negociarán las tres medidas "en su conjunto", insinuando así que el PSOE no apoyará la reforma del sistema financiero si no hay cambios en los recortes de educación o sanidad.

Por la tarde, tras la reunión con el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, el PSOE se ha aferrado a la misma idea: ligará el debate de la reforma financiera con los recortes en sanidad y educación. "Queremos hablar de todo", ha señalado Óscar López, secretario de Organización. En la cita, De Guindos ha esbozado el contenido del decreto que mañana aprobará el Consejo de Ministros, pero el PSOE no se pronunciará hasta conocer y analizar el texto en profundidad, informa Efe. 

Juanma Romero | Madrid

Una palabra ha servido para resumir la solución final y sobrevenida de Bankia: nacionalización de la matriz, BFA. Sin embargo, puede inducir a confusión, porque en ningún momento se plantea que la gestión pase a manos directamente del Estado, a modo de banca pública. Por eso IU advierte de que España está ante una "falsa nacionalización", y este proceso sólo resultará positivo "si se hace de forma real y se mantiene a largo plazo", y sólo de ese modo se logrará que fluya el crédito y sea "una auténtica palanca económica que ayude a salir de la crisis", ha denunciado este jueves el secretario federal de Economía, José Antonio García Rubio. El dirigente ha censurado además el procedimiento "como mínimo, exótico" empleado por el Gobierno: se nombró antes a José Ignacio Goirigolzarri como presidente de la participada, Bankia, que de la matriz, BFA, y se reducirá prácticamente a cero el capital de BFA que hasta ahora estaba compuesto por las cajas, lo que a la larga supondrá la desaparición de estas

García Rubio ha exigido asimismo que la cartera de participaciones industriales de la matriz y su filial (Iberia, Indra, Iberdrola, NH...) pasen a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), adscrito al Ministerio de Hacienda. "Nuestra formación se opondrá firmemente a la reversión de la nacionalización y a cualquier división para la venta troceada de los activos rentables del grupo", ha afirmado el dirigente en un comunicado, quien también ha recordado que el grupo de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) ya tiene solicitada una comisión de investigación sobre el sistema financiero.

Más noticias de Política y Sociedad