Público
Público

El PSOE ve la luz al final del túnel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es el fracaso del Gobierno de Rajoy', concluyó esta noche la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano. Más que de triunfo propio, los socialistas prefirieron ayer hablar de debacle ajena en su interpretación de la jornada electoral. 'Han bastado cien días para que la flecha que señalaba siempre hacia arriba señale ahora hacia abajo', insistió Valenciano respecto a las expectativas de voto del PP. Y afirmó que asturianos y andaluces han castigado a Rajoy 'por sus engaños' y sus intentos 'por desmontar los servicios públicos'.

El inesperado resultado encajado, que permite a los socialistas mantener su hegemonía en Andalucía y reconquistarla en Asturias, supone la primera victoria del equipo que Alfredo Pérez Rubalcaba diseñó hace un mes tras alcanzar la secretaría general del partido.

Las urnas determinaron ayer el fin de la debacle socialista iniciada hace apenas diez meses con la fuerte derrota en las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2011, y que se hizo aún más profunda en las elecciones generales. El PSOE parece ver la luz al final del túnel y confía ya en la reconquista del poder perdido en próximas citas electorales.

'No hay ninguna encuesta como las urnas'. Es la frase con la que concluyó su última comparecencia de la jornada  la consejera de Presidencia de la Junta de Andalucía, Mar Moreno. Lo cierto es que nadie, ni siquiera los más optimistas en el PSOE auguraban un resultado como el de las elecciones que se celebraron este domingo en Asturias y Andalucía. El voto oculto dio la sorpresa y el vuelco a los sondeos en el peor momento para los socialistas.

Sólo se cumplió un vaticinio: El PSOE perdió respaldo electoral en Andalucía y quedó relegada a la segunda fuerza de la comunidad. Perdió cerca de 500.000 votos respecto a las elecciones de 2008. Todo lo demás fue una sorpresa. Contra todo pronóstico los socialistas podrán seguir gobernando en Andalucía, el gran feudo que mantienen desde la llegada de la democracia. Sus 47 parlamentarios pactarán previsiblemente con los doce de IU, consolidando un gobierno de izquierdas.

En Asturias el PSOE ha aumentado su respaldo electoral y se ha mantenido como la primera fuerza del Principado tanto en votos como en número de escaño. Hace diez meses ganó también en número de sufragios pero el Foro de Francisco Álvarez Cascos le superó en escaños. Y ahora, los socialistas tienen en bandeja la posibilidad de gobernar en el caso de que la derecha, fuertemente dividida entre el Foro y  el PP, no alcance un acuerdo.

Los socialistas expresaron ayer su 'satisfacción' por los resultados. El escrutinio es capital para el futuro del partido y para mantener su fuerza en el equilibrio de poderes entre socialistas y conservadores en el Estado. La mayoría de los gobiernos autonómicos están en manos del PP pero el PSOE se mantiene en Andalucía, la comunidad más poblada, en Euskadi, y puede reconquistar Asturias. En opinión Valenciano, lo sucedido ayer es 'la primera manifestación' de un nuevo giro a la izquierda en España.

Los ánimos en la sede central del PSOE en Madrid fueron levantándose a medida que transcurría la tarde. Los primeros sondeos a pie de urna que recibieron en Ferraz apuntaban a unos resultados muy similares a los definitivos, aunque fueron acogidos con escepticismo. La derrota parecía incluso estar asumida. El local estaba cerrado para la militancia y se hizo un seguimiento de segundo orden de la noche electoral. Tan sólo acudieron los miembros de la Ejecutiva a respaldar a Rubalcaba.

Nada más confirmar los buenos augurios, el líder socialista telefoneó a los líderes de su partido en Andalucía y en Asturias. Les felicitó por poder formar gobierno en sus respectivas comunidades autónomas y les transmitió su 'satisfacción'.

'Si el PP no ha ganado en esta lo tendrá difícil en el futuro' celebraron desde la Ejecutiva en referencia a Andalucía. Recordaron que el presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha afrontado la campaña electoral en el peor escenario posible. En su comunidad la tasa de desempleo roza el 32% pero, además, su Gobierno ha estado en el objetivo mediático por su implicación en la concesión de EREs de forma irregular.

Los socialistas encajaron una nueva zancadilla en la última semana ya que el caso ha cobrado especial relevancia con el envío a prisión de un exdirector general de la Junta y su chófer, acusados de gastarse 25.000 euros de fondos públicos al mes en cocaína.

A todo ello se sumó el cisma interno de los socialistas andaluces agudizado tras el Congreso federal del PSOE del pasado mes de febrero. Por este asunto, en el camino a las elecciones se quedó el exsecretario general del partido en Sevilla, José Antonio Viera, por discrepancias con el equipo de Griñán a la hora de elaborar las listas para los comicios.

Pues bien, el líder de los socialistas andaluces ha salido airoso de todos estos problemas. Su mensaje a favor de los servicios públicos parece haber llegado a sus conciudadanos. Incluso el fuerte trasvase de votos del PSOE a IU acabará beneficiando al actual presidente de la Junta, y que todo apunta a que será su socio prioritario para mantener el Gobierno autonómico.

'Hemos vuelto a darle la vuelta a la situación', celebraba Griñán ante sus simpatizantes con un manifiesto rostro de fatiga acumulada. Su prioridad, insistió, será poder formar un 'Gobierno estable que pueda hacer frente a los desafíos' del futuro y que centre sus esfuerzos en que 'Andalucía salga de la crisis preservando los derechos de andaluces y andaluzas'. La Ejecutiva federal no quiso ayer valorar la posibilidad de que la Junta se convierta en la oposición institucional al Gobierno de Mariano Rajoy.

Pero los ciudadanos no podrán evitar comparar las que parece que serán dos formas antagónicas de gobernar. La de los recortes despiadados de los conservadores en los consejos de ministros y en sus numerosos ejecutivos autonómicos, y los recortes moderados de los pocos gobiernos socialistas.

En Asturias no le queda otra que negociar, aunque parece haber llegado a los pocos asturianos que fueron a votar -la abstención fue del 45%- eso de que 'la única salida' posible para Asturias está en el pacto de los socialistas con otros partidos pequeños. Es el mensaje que se ha esforzado por transmitir durante la campaña el líder de la federación socialista del Principado, Javier Fernández, que ayer mismo manifestó su intención de presentarse como candidato a presidir el Gobierno autonómico. Estará en manos de IU, o incluso de UPyD.

Más noticias en Política y Sociedad