Público
Público

Rajoy acusa al PSOE de "retrasar" la renovación de las instituciones

El PP fue el que en la pasada legislatura obstaculizó el relevo en los órganos constitucionales y en RTVE. El presidente del Gobierno desvela reuniones no conocidas con Rubalcaba

ELENA HERRERA / JUANMA ROMERO

La recuperación de los "consensos estructurales" a través de la comunión con sindicatos, patronal, formaciones políticas y comunidades autónomas como vía de escape a una difícil situación de la economía. Ese es el reclamo que ha hecho este miércoles al Gobierno el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la sesión del control al Ejecutivo en el Congreso.

Desde la tribuna, Mariano Rajoy ha reiterado su voluntad de diáoogo pero, en una actitud muchas veces repetida desde su llegada a la Moncloa, también ha contestado echando la vista atrás y recordando al PSOE la reforma laboral que aprobaron sin el apoyo del PP cuando estaban en el Gobierno o su negativa ahora a respaldar la Ley de Estabilidad Presupuestaria. Asimismo, el líder del Ejecutivo ha acusado al PSOE de estar "retrasando" la renovación de distintos organismos. No los citó, pero se refería, entre otros, al Consejo de Administración de RTVE, al Tribunal Constitucional o al Defensor del Pueblo.

Lo cierto es que fue el propio Rajoy quien en la pasada legislatura bloqueó el relevo en varios órganos constitucionales y reguladores. El Senado, por ejemplo, tardó tres años en elegir a los cuatro magistrados del TC que le tocaba reponer por el empecinamiento del PP en situar a Enrique López, exportavoz del Consejo General del Poder Judicial y muy crítico desde ese puesto con las políticas sociales de José Luis Rodríguez Zapatero. 

"Deje de predicar y empiece a dar trigo", le afea el presidente

Pero el enfrentamiento en el Congreso hoy entre Rubalcaba y Rajoy sirvió también para que se deslizase una noticia. Cuando el líder de los socialistas le ofreció mano tendida, le mostró su predisposición a encontrar un "espacio de diálogo" entre los dos grandes partidos, el jefe del Ejecutivo le contestó esto: "Yo he hablado con usted siempre que usted ha querido, usted lo sabe. Ya nos hemos visto más de una vez desde que yo soy presidente del Gobierno, y estoy dispuesto a continuar hablando". Desvelaba así Rajoy, casi de pasada, que se ha encontrado con Rubalcaba en secreto. Hasta ahora, sólo se tenía conocimiento de una única entrevista en la Moncloa, y fue el pasado 15 de febrero. Fue precisamente en aquel encuentro en el que ambos se dieron de plazo hasta el verano para proceder a la renovación de las instituciones. 

Fuentes del PSOE explicaron después a Público.es que "sólo" tienen conocimiento de "una única reunión" entre los dos líderes, la citada del 15 de febrero. "Y si ha habido más contactos, que los explique la Moncloa", zanjaron.

Por lo demás, el careo entre Rajoy y Rubalcaba no revistió grandes novedades. Como ayer en el Senado, volvió a estar encima de la mesa la reforma laboral y la huelga general, y el presidente del Gobierno se volvió a escudar en que es la norma que necesita España para crear empleo e impulsar el crecimiento, objetivos "claros e irrenunciables". Pero Rubalcaba, a diferencia de lo que ocurrió en la Cámara alta con Marcelino Iglesias, sí fue más hábil al colocar en su pregunta las turbulencias de los mercados y el hachazo de 10.000 millones de euros, una "ocurrencia improvisada" del Ejecutivo. Lo hizo para prologar su voluntad de ayuda al Gobierno. Ahí Rajoy enjaretó su reproche al PSOE de hablar mucho de consenso y de no materializar los acuerdos, como no renovar los órganos constitucionales. "Deje de predicar y empiece a dar trigo", remachó. 

Más noticias de Política y Sociedad