Público
Público

Rajoy amenaza: lo ocurrido con YPF sienta un "grave precedente"

El presidente del Gobierno advierte al resto de países de América Latina sobre el peligro de que acciones como las de Argentina "empañen" las relaciones comerciales del continente con el resto del mundo

LUCÍA VILLA

Enviar una amenaza clara al Gobierno de Argentina y una advertencia al resto de países de América Latina donde las empresas españolas tienen invertido una parte importante de su capital. Ese ha sido el objetivo principal del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su primer pronunciamiento público desde que Cristina Fernández anunciara ayer la nacionalización del 51% de la petrolera YPF.

"Las empresas españolas ven en las regiones latinoemricanas un destino permanente para sus inversiones y lo que quieren es quedarse y contribuir a la creación de empleo", ha dicho Rajoy al comienzo de su intervención en el Foro Económico Mundial para América Latina que tiene lugar en México. "Lo que ayer le ha pasado a una empresa española alguien puede pensar que puede pasarle mañana a cualquier otra empresa", ha añadido el presidente, que ha asegurado que la expropiación de YPF por parte del Gobierno argentino sienta un "grave precedente" sobre el resto de la economía global.

Es la primera estrategia que parece haber puesto en marcha el Gobierno: advertir del peligro que supone una acción como la de Argentina para el resto de las inversiones del mundo no sólo en este país, sino en todo América Latina. "El esfuerzo encomiable de los gobiernos latinoamericanos para hacer de la región un lugar atractivo para las inversiones comerciales no puede verse empañado de ninguna de las maneras" por una región. "Yo trabajaré para que eso no suceda porque eso no sería justo, o dicho de otra manera, eso sería sumamente injusto", ha dicho el jefe del Ejecutivo español, consciente de la importancia de recabar el apoyo del resto de países del continente en el contencioso que se juega con Buenos Aires.

Y tras los aplausos de los asistentes, Rajoy ha seguido insistiendo en el mensaje de las inversiones extranjeras como una vía necesaria para la prosperidad de la región. Tanto, que ha asegurado la intervención del Gobierno no obedece sólo a los intereses de Repsol (propietaria del 57, 43% de YPF), sino en defensa de "los principios básicos para el desarrollo y el bienestar colectivo".

"Estamos defendiendo el bienestar de la gente, su progreso y su riqueza. Estamos ayudando a contribuir a que mucha gente pueda progresar y llevar una vida digna y esos son los valores que se ponen en juego cuando pasa algo como esto", aseguró.

En la misma línea en la que ya lo hicieran ayer los ministros de Exteriores e Industria, Mariano Rajoy ha reiterado su condena a la decisión de Argentina: "Tengo que mostrar mi profundo malestar por la decisión del Gobierno argentino. Es una decisión negativa para todos, desde luego para la empresa que se ha visto expropiada sin justificación alguna ni razón económica. Rompe el buen entendimiento entre los dos países y afecta a la reputación internacional de Argentina", ha sentenciado.  En este sentido, ha asegurado que se tomarán todas las medidas al alcance para defender los intereses de Repsol, aunque, como García-Margallo y Soria, tampoco ha especificado en qué consistirán.

Más noticias de Política y Sociedad