Público
Público

Rajoy baja al nivel de Hernández Mancha

En 32 años de sondeos del CIS, sólo una vez estuvo el jefe de la oposición peor valorado que ahora 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha publicado, desde julio de 1978, 163 encuestas preguntando a los ciudadanos por su valoración de los líderes políticos. En el último sondeo, difundido el pasado lunes, Mariano Rajoy obtuvo su mínimo histórico, con una nota de 3,09. Sólo una vez en la historia del CIS, un político consiguió peor nota: el entonces líder de AP, Antonio Hernández Mancha, tuvo un 2,79 en 1988. Desde su designación por José María Aznar como presidente del PP en 2003, Rajoy sólo alcanzó el aprobado en una ocasión, antes de convertirse en jefe de la oposición. Desde 2004, siempre ha sido suspendido por los ciudadanos.

En esta segunda legislatura, la popularidad de José Luis Rodríguez Zapatero también se ha resentido: del 5,58 que le otorgaron los ciudadanos tras la segunda victoria electoral ha pasado a un 3,71 en abril de 2010. Esta erosión, apuntan los expertos, está relacionada con la crisis económica. Y aunque el líder conservador ha reducido su distancia con el presidente, llama la atención la incapacidad de Rajoy para mejorar su imagen ante los ciudadanos y adelantar a Zapatero, incluso en las horas más bajas del presidente socialista.

Santamaría afirma que al presidente del PP «nadie lo percibe como líder»

El factor principal que explica la baja valoración del líder de la oposición, según el catedrático de Ciencia Política Julián Santamaría, es la 'falta de credibilidad. Rajoy nunca ha generado confianza ni ha conseguido que se valoren positivamente sus aptitudes como dirigente. Nadie lo percibe como líder'. Santamaría recuerda su elección a dedo, las peleas internas y la valoración de otras personalidades del PP, que están muy por encima de Rajoy. La caída de Zapatero la vincula a la crisis económica: 'Mucha gente considera que las medidas que ha adoptado son tardías, improvisadas y, sobre todo, que aún no ven la luz al final del túnel'. En este escenario, considera que lo más lógico es que la culpa se atribuya más al Gobierno que a la oposición.

El PP siempre justifica la impopularidad de su líder por la valoración pésima que los nacionalistas dan a Rajoy en los sondeos. Un argumento que comparte el catedrático de Periodismo José Luis Dader, quien cuestiona la metodología de esta valoración empleada por el CIS, en la que se hace el promedio entre la valoración que le dan sus simpatizantes y sus adversarios. 'Es poco rigurosa. Desde Aznar en adelante, los líderes del PP han recibido una valoración muy negativa, sobre todo de los nacionalistas por la posición beligerante del PP con ellos' afirma. Este argumento, sin embargo, es matizable a la vista de los datos del CIS cruzados con el recuerdo del voto. En el sondeo de abril, los votantes del PP dieron un 5,07 a Rajoy, mientras que el resto otorgó al líder de su formación preferida entre un 5,5 y un 6,9. Es más, un 54,6% de los simpatizantes del PP admite que Rajoy les inspira 'poca' o 'ninguna' confianza. José Pablo Ferrándiz y Fernando López, de Metroscopia, apuntan en esta dirección: 'Rajoy tiene una masa crítica dentro de su partido que lo valora muy mal' .

Dader cree que la baja nota que le dan los nacionalistas lastra a Rajoy

Tras analizar la valoración de los líderes políticos desde 1978, el doctor en Ciencias Políticas Guillem Rico ha observado que el relevo en la dirección de un partido 'se traduce normalmente en un incremento' de la popularidad. Como excepción señala a Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida. Y aunque prefiere no hablar de Rajoy, las series del CIS muestran que tras ser elegido presidente del PP sólo mejoró en dos décimas la última valoración de Aznar.

Cuando se les pregunta si se puede llegar a presidente del Gobierno con una valoración ciudadana tan baja, los expertos sostienen que es posible, aunque no está exento de dificultades. Dader aclara que la popularidad 'no sirve para calibrar la intención de voto'. En su opinión, la personalidad del líder es un factor importante para decantar al electorado, pero no el único. 'Al final es una suma de factores. El de personalidad ha beneficiado a Zapatero, pero actualmente se ha reducido la diferencia con Rajoy. La percepción general es más negativa para Zapatero respecto a la crisis económica'. Un tema que, según Dader, es más relevante para la gente que los casos de corrupción relacionados con el PP. 'Puede provocar una percepción negativa sobre el PP, pero menos de lo que ocurrió en los noventa, porque en aquellos años no había ningún otro tema que compitiera en la valoración de los electores'.

El 54,6% de los votantes del PP no tiene confianza en el líder del partido

Santamaría sostiene que la popularidad de Rajoy es tan baja que, prácticamente, 'es imposible que baje más'. Sin embargo, esto no impide que llegue a la Moncloa porque 'hay elementos contradictorios en el comportamiento electoral de la gente'. El sociólogo apoya esta afirmación en la extraordinaria importancia que tienen las marcas PP y PSOE: 'Se anteponen a los líderes y tienen más peso a la hora de decidir el voto'.

Es cierto que, cuando están en la oposición, los candidatos socialistas siempre han adelantado al presidente del Gobierno. Algo que no ha ocurrido al revés, salvo excepciones muy puntuales. Durante los 14 años de presidencia de Felipe González, ni Manuel Fraga ni Antonio Hernández Mancha lo superaron jamás, y sólo en dos sondeos se puso por delante Aznar. Cuando este último se convirtió en presidente, Joaquín Almunia tuvo mejor nota que él, y, a partir de octubre de 2000, José Luis Rodríguez Zapatero casi siempre fue por delante del líder conservador. Rajoy, como jefe de la oposición, tampoco ha sido capaz de superar al presidente Zapatero.

Dado el grado de personalización del sistema político en España, según los expertos, las valoraciones influyen. Pero sin olvidarse de los partidos.

Más noticias en Política y Sociedad