Público
Público

Rajoy no habla de las listas de Camps tras avalarlas

El líder del PP se niega en cuatro ocasiones a responder sobre la presencia de imputados en las candidaturas del 22-M

MARÍA JESÚS GÜEMES

"No tengo nada que decir". Fue la primera respuesta de Mariano Rajoy cuando le preguntaron por las listas del PP valenciano en las que hay una decena de imputados o implicados en diferentes casos de corrupción con el president de la Generalitat, Francisco Camps, a la cabeza.

El líder conservador estuvo ayer en Berlín donde mantuvo un encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaüble. También aprovechó el viaje para dar una conferencia en la Konrad Adenauer, la fundación de la Unión de Democrátas Cristianos (CDU).

El marco era el más idóneo para recordar el caso del ministro de Defensa alemán, Karl Theodor zu Guttenberg, que hace unas semanas dimitió de su cargo tras ser acusado de plagiar su tesis doctoral. Pero Rajoy no quiso entrar en comparaciones y menos aún hablar del caso Gürtel o cualquier otro escándalo. El jefe de la oposición realizó una intervención ante los medios en la que defendió el euro y la idea de que España es un país "profundamente europeísta". Y, a continuación, dio paso a la rueda de prensa y avisó: "Preferiría hablar de estos asuntos fundamentalmente porque creo que tienen la suficiente entidad e importancia". No le dio resultado. El viernes pasado el Comité Electoral Nacional del PP aprobó las candidaturas y, desde entonces, Rajoy ha estado eludiendo tratar esta cuestión que puede terminar empañando toda su campaña para el 22-M.

Ya antes de que les dieran luz verde, Rajoy había evitado referirse a ello. "Costa ¿Quién es Costa?", llegó a decir cuando le abordaron con la posible incursión del ex secretario general de la formación regional. Ayer, con el código ético saltando por los aires y con el manifiesto por la regeneración democrática, que firmaron todos sus dirigentes hace unos días, convertido en papel mojado, se mantuvoen sus trece.

Una vez más calló. Incluso cuando se le recordó que hace un año aseguró que su partido iba a ser "implacable" contra la corrupción y a la vista del resultado su promesa se había incumplido. "Sobre ese asunto no voy a hablar hoy [por ayer]", contestó. A pesar de sus negativas no pudo impedir que se le plantearan otras dos cuestiones. "¿No es un poco contradictorio que el PP de Balears no lleve ningún imputado y el valenciano sí?", le hicieron ver. Silencio. Y, de nuevo: "Un barómetro de la semana pasada del CIS muestra cómo ha aumentado la preocupación de los ciudadanos por la clase política y la corrupción ¿No teme que vaya en su contra?". Rajoy lo despachó con un gesto displicente.

Defiende ante Merkel que España no necesita un rescate de la UE

Hasta en cuatro ocasiones evitó pronunciarse y esquivó la polémica. No quería que nada le estropeara su foto con Merkel, pero se le terminó torciendo. Los medios abandonaron la rueda con cierto malestar preguntándose cuándo se podría conocer su opinión a la vista de que en Madrid prácticamente no comparece. Y, por lo visto, no se sabrá "nunca", según reconocen sus colaboradores."Para eso se remite a la estructura del partido", apuntan las mismas fuentes. Ya la semana pasada cuando fue preguntado por la elaboración de las listas dijo que no era de suincumbencia.

El grueso de su intervención fue de índole económica. Rajoy mantuvo una actitud crítica pero fue cauteloso en sus ataques. "España no va a ir al rescate porque no es necesario. Lo que tiene que hacer es sus deberes", subrayó durante su conferencia ya por la tarde. "No he creído nunca que le haga falta el rescate", había dicho horas antes olvidándose de que él llegó a utilizar el caso de Grecia para arremeter contra el Ejecutivo socialista y poner en duda laestabilidad española.

A Rajoy le intentaron sacar los colores porque mientras él ha estado durante todo este tiempo oponiéndose a las medidas emprendidas por el Gobierno, Merkel y la UE las han aplaudido

Por eso explicó que durante su conversación con la canciller alemana, esta no le había llamado la atención al respecto y que no le había solicitado en ningún momento que respaldase a Zapatero. "Naturalmente que no me ha pedido absolutamente nada sobre mi posición política. La posición política del PP la fija el partido y nadie me ha pedido nada nunca", subrayó.

El PP sostiene que Merkel "jamás" ha reprochado a Rajoy su voto en contra de los recortes que se aprobaron el pasado mes de mayo en el Congreso y que el Gobierno sacó, rozando el abismo, por un solo voto.

Rajoy valoró positivamente los acuerdos del pasado Consejo Europeo, destacando el pacto de estabilidad y la reducción de déficit público porque está en la línea de lo que él lleva tiempo proponiendo. "Son pasos en la buena dirección", reconoció. Pero dijo que él piensa ir "más allá" porque su idea es "constitucionalizarlo y que haya un techo de gasto y endeudamiento para todas las autonomías".

También afirmó en su intervención que "España volverá a funcionar" y pidió a su auditorio confianza porque él no tiene una "agenda oculta" sino transparencia y claridad ante los españoles. "La crisis del euro se tiene que acabar en España", concluyó.

Más noticias de Política y Sociedad