Público
Público

Rajoy urge a renovar el Constitucional que él paralizó

Sáenz de Santamaría defiende que Gallardón dejara la alcaldía para asumir la cartera de Justicia, "importante para la competitividad y para reactivar la economía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este viernes se celebró el primer Consejo de Ministros de Mariano Rajoy, donde el presidente del Gobierno puso deberes a su equipo y realizó nuevos nombramientos. Para conocer las primeras medidas económicas habrá que esperar aún al próximo viernes, 30 de diciembre.

Fue lo que contó la vicepresidenta, ministra de la Presidencia y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior con la que se estrenó en el cargo. En esta se trataron muchos asuntos. Entre ellos, la renovación del Tribunal Constitucional (TC).

En el discurso de investidura, Rajoy anunció su renovación urgente. 'Se abrirá un diálogo con las fuerzas políticas, en particular con el principal partido de la oposición, para agilizar la situación', dijo Sáenz de Santamaría. Dijo que la voluntad del Gobierno era hacerlo 'cuanto antes' y que para ello el Ejecutivo se había fijado 'un plazo de tres meses'. Los conservadores quieren resolver así algo que lleva paralizado en buena parte por ellos desde hace años.

La designación de los cuatro miembros del TC cuyo nombramiento correspondía al Senado se hizo exactamente con 37 meses de retraso ante la falta de acuerdo entre PP y PSOE. Las negociaciones se estancaron cuando todas las comunidades gobernadas por la derecha propusieron de forma conjunta los nombres de Francisco José Hernando y Enrique López. Los socialistas lo tacharon de fraude de ley y la Mesa de la Cámara Alta rechazó al exportavoz del Consejo General del Poder Judicial. La situación sólo se desbloqueó cuando el Partido Popular retiró su nombre.

El Consejo de Ministros del día 30

Esta demora hizo que coincidiera con el proceso en el Congreso de los Diputados, donde había que cubrir la plaza vacante de Roberto García-Calvo, que falleció en 2008, y sustituir a los cuatro magistrados cuyo mandato expiró en noviembre de 2010.

En junio se hizo patente el enquistamiento: la renuncia del vicepresidente, Eugeni Gay, y de los magistrados Javier Delgado y Elisa Pérez Vera como forma de protesta ante la incapacidad de los dos principales partidos de llegar a un acuerdo. El presidente del Alto Tribunal, Pascual Sala, rechazó su dimisión.

Ahora Rajoy pendiente de ver qué ocurre con los recursos que presentó su formación ante el TC a la Ley del Aborto y a la de los matrimonios homosexuales quiere resolverlo todo en el primer trimestre del año. La Constitución exige una mayoría de tres quintos. El PP, que cuenta con 185 diputados, necesitaría 25 más para hacerlo. Los socialistas no tienen intención de facilitarle ahora la tarea. Pero al Gobierno no le haría falta si logra sumar a otros grupos.

Será uno de los retos del nuevo ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. También el de elegir al fiscal general del Estado. Santamaría aseguró que se hará 'en breve' y que su compañero era 'consciente' de esa necesidad.

La vicepresidenta confirma que el Ejecutivo cambiará la Ley del Aborto

Tras el cese de Cándido Conde-Pumpido aprobado hace una semana, el nuevo fiscal general deberá contar con el dictamen favorable del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y realizar la comparecencia de idoneidad ante la Comisión de Justicia del Congreso, conforme al nuevo sistema establecido por la reforma de 2007 del Estatuto del Ministerio Fiscal. 'Nosotros nombraremos a un fiscal general del Estado encargado de la defensa de la legalidad y de la protección de los derechos y deberes de los españoles, como es su cometido', comentó la portavoz del Gobierno.

Sáenz de Santamaría defendió la designación de Ruiz-Gallardón, aunque este sólo llevaba siete meses como alcalde de Madrid y se había comprometido a quedarse al frente los cuatro años. 'Por sus conocimientos es la persona más adecuada', sostuvo. Y consideró que los madrileños también lo 'valorarán', tal y como lo había hecho Rajoy a la hora de elegirlo.

La vicepresidenta resaltó que esta cartera es 'importante de cara a la competitividad y para ayudar a reactivar la economía española'. Aseguró que uno de los 'lastres' radica en las ineficiencias del marco normativo para la resolución de conflictos. Según destacó, Gallardón tiene por delante la tarea de modernizar la Administración de Justicia y cambiar leyes importantes para paliar el exceso de litigios.

En su debut, Sáenz de Santamaría se encontró con una manifestación provida a las puertas de la Moncloa. Se le preguntó si pensaba derogar la ley. 'El PP llevaba en su programa una modificación de la Ley del Aborto en el sentido de preservar el derecho a la vida y garantizar la situación de las menores. Es conocido el compromiso público del entonces candidato. Y el presidente del Gobierno cumple sus compromisos', indicó.

En el Consejo de Ministros de este viernes también se confirmó que Rajoy se llevaba con él a su equipo de confianza con Jorge Moragas como jefe de Gabinete y Carmen Martínez Castro como secretaria de Estado de Comunicación. A esta última le llegará la petición de los periodistas para que Rajoy dé ruedas de prensa después de que el día en el que anunció a sus ministros dejara hacer sólo una pregunta y encima no la respondiera.

Moragas y Martínez Castro son personas fieles que llevan trabajando con él desde hace años. Al igual que Álvaro Nadal estaba en el traspaso de poderes y le acompañó en las bilaterales que mantuvo en Marsella con los líderes europeos Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, quien se encargará de la Oficina Económica y previsiblemente será el secretario de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos. Esta la presidirá Rajoy por expreso deseo. El presidente del Gobierno ha eliminado la vicepresidencia económica. Saénz de Santamaría justificó su decisión diciendo que su intención era la de 'volcarse' él en esa tarea.

'Daré lo mejor de mí misma y si no llego pediré ayuda', dice Santamaría

También explicó que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) había dejado de depender de Defensa por su propia 'evolución'. Y que, según la ley, el presidente podía decidir su adscripción. Lo que no quiso decir fue si cesará al actual director de los servicios secretos españoles, Félix Sanz Roldán. Pidió tiempo para tener 'suficiente conocimiento'.

A Sáenz de Santamaría le preguntaron si iba a poder con todo. 'A mi equipo no le asusta el trabajo, las horas y el esfuerzo', señaló mientras reconocía que se sentía una 'privilegiada' por tener trabajo con tanta gente en paro. 'Daré lo mejor de mí misma y si no llego pediré ayuda', confesó.

En corrillo con los periodistas contó que Rajoy tiene intención de llamar a todos los barones autonómicos pero que aún no ha decidido si los verá uno por uno o los convocará a la Conferencia de Presidentes.

En la rueda de prensa, Santamaría informó que entre los encargos realizados por Rajoy estaba el de que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte apruebe una ley de mecenazgo que busque, en tiempos de crisis, 'distintos mecanismos' económicos para que 'la cultura en nuestro país siga siendo un elemento clave'. Con ello trataba de responder a las críticas que se han desatado con la desaparición de Cultura, una cartera que precisamente ocupó Rajoy. También le quitó importancia a que no sea un Gobierno paritario.

Además, contó que aunque lo primero que hizo Rajoy tras ganar fue reunirse con los banqueros, de momento no iba a haber foto con ellos en la Moncloa. La reforma del sistema financiero debe realizarse en los primeros seis meses de este año. Otra cosa será con los agentes sociales, de los que espera propuestas para la reforma laboral el día 7 de enero. Por último, anunció que todos los ministros comparecerán en el Congreso.

Más noticias en Política y Sociedad