Público
Público

La Red acoge a donantes de semen fuera de la ley

Cientos de jóvenes ofrecen su esperma en Internet a parejas infértiles. Los médicos dicen que es muy difícil culminar un proceso de reproducción asistida sin el apoyo de una clínica especializada

VANESSA PI

Cuando hay poco que perder, uno es capaz de aferrarse a un clavo ardiendo. El dicho popular justifica por qué decenas de parejas buscan en foros de Internet la solución a su infertilidad. Centenares de jóvenes, la inmensa mayoría hombres, aprovechan el tirón y ofrecen su semen a quienes no pueden pagar un tratamiento de fertilidad en una clínica, a quienes han agotado esta vía, o bien a mujeres solteras que se resisten a tener un hijo con un tubo de ensayo de un banco de esperma.

Algunos de estos donantes citan técnicas de inseminación caseras que, pese ser muy rudimentarias, los médicos no descartan que puedan llegar a funcionar. En 2006, nacieron 4.006 niños fruto de inseminaciones y donaciones de ovocitos realizados en clínicas, según los últimos datos de la Sociedad Española de Fertilidad.

La Ley prohíbe donar gametos con "carácter lucrativo o comercial"

"Hola, yo estoy donando semen. Tengo 20 años, vivo en Alicante, si alguna pareja no tiene dinero suficiente y está claro que el hombre es el afectado, no me importa hacer la contribución. Si tienen alguna duda, llamen. Ah, soy español. Venga, besos...". Para acceder a varios de los foros con ofertas de este tipo basta con introducir en un buscador: "Ganar dinero con semen".

Pese al reclamo económico, que algunos de los ofertantes reconocen, la mayoría de anunciantes demuestra saber que cobrar por sus gametos es ilegal. Por ello, muchos aclaran que piden a cambio de sus células reproductivas "la voluntad".

La Ley de Reproducción Humana Asistida, de 2006, prohíbe que la donación tenga "carácter lucrativo o comercial". La norma sí establece una "compensación económica resarcitoria". El Ministerio de Sanidad debe fijar esta cantidad, que "sólo podrá compensar estrictamente las molestias físicas y los gastos de desplazamiento y laborales que se puedan derivar de la donación". Incumplir la norma puede acarrear una sanción de hasta 10.000 euros.

"Fui a Madrid, les di dos muestras de semen y se quedó embarazada"

Los anuncios de "compra-venta" de gametos (óvulos y espermatozoides) en Internet están "fuera de control", reconoce Miguel Moreno, director del departamento jurídico del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), una de las clínicas de reproducción asistida con más prestigio de España. En el Ministerio de Sanidad aseguran que estos anuncios son una estafa. Pero no existe ningún organismo que vele por evitar estos contenidos.

No obstante, algunos de los donantes consultados aseguran que han dejado embarazadas a varias mujeres sin acostarse con ellas. Así lo relata Pedro (prefiere ocultar su nombre real), que ofrece su semen en Internet. Asegura que el pasado mayo contactó con la primera pareja: "Ella había tenido tres intentos fallidos en una clínica. En junio fui a Madrid, les di dos muestras de semen y ella quedó embarazada".

Más tarde, una pareja de lesbianas contactó con él. Una de ellas también quedó embarazada. Lo que no logra detallar este rumano, de 22 años, afincado en Alicante desde 2006, es cómo su esperma fecundó los óvulos. Según apunta, la mujer se lo introdujo en la vagina con una jeringuilla.

El director médico del IVI, Antonio Requena, no se cree que se produzcan embarazos con este método. "No tengo constancia, es bastante difícil", explica. Según destaca, los espermatozoides, una vez entran en contacto con el aire, si bien no mueren inmediatamente se oxidan, lo que dificulta su capacidad de fecundación. "Lo ideal es que pase menos de una hora", explica.

"Las técnicas de reproducción humana sólo se pueden desarrollar en clínicas autorizadas, cualquier otra posibilidad es prácticamente nula", aseguran desde Sanidad. Pero nadie controla que así sea. Además, ningún experto asegura que con una técnica rudimentaria sea imposible lograr un embarazo.

A la ilegalidad de hacer negocio con los gametos hay que añadir que la ley obliga a que la donación sea anónima. "Si una mujer lleva a un hombre a una clínica para que done su semen, el donante tendrá que firmar un consentimiento informado, con el cual se le imputa la paternidad", explica el jurista Miguel Moreno.

"Yo me arrepentí, quería dinero para mis gastos, pero me asustó pensar que algún día ese niño supiera que yo era su padre", explica Óscar, estudiante de Vigo de 18 años, que hace unos meses estuvo a punto de donar su semen a una pareja que contactó con él a través de un foro de Internet.

Según explica Moreno, las mujeres solteras son las que más llevan a la clínica a su donante, aunque esta no sea la opción mayoritaria. Si la mujer está casada, no puede acudir a la clínica con un hombre distinto a su marido, salvo que su cónyuge autorice al donante a ser el padre. La razón es que el Código Civil establece automáticamente que los hijos nacidos dentro de un matrimonio son del marido.

Más noticias de Política y Sociedad