Público
Público

El rey reclama consenso en los temas de Estado

Pide a los partidos 'mayores esfuerzos' y habla de la necesidad de una 'cultura de unidad' para acabar con el terrorismo

YOLANDA FERNÁNDEZ

Llega el momento de hacer balance. En su tradicional discurso de Nochebuena, el rey Juan Carlos se centró en 'los problemas que aún no hemos resuelto'. Todo porque 'pensar en España es pensar en los objetivos, valores y principios que, como gran familia, nos hemos fijado para hacer un país cada día mejor'.

El primero de los retos a los que se refirió implicaba directamente a los partidos políticos. Consideró de 'especial importancia' reclamar 'de nuevo' a las formaciones políticas 'mayores esfuerzos para alcanzar el necesario consenso en los grandes temas de Estado'. No en vano, en la legislatura que está a punto de concluir, los ciudadanos han sido testigos de cómo los dos partidos mayoritarios, el PSOE y el PP, no han sido capaces de borrar sus diferencias y sentarse a hablar de cuestiones como el 11-M y la lucha contra el terrorismo.

Terrorismo

También esta legislatura pasará a la historia de la democracia española como la etapa en la que la derecha salió más veces a la calle (ocho ocasiones) para protestar por lo que califican de 'cesión' del Gobierno a la banda terrorista ETA. 'La lucha contra el terrorismo reclama, sin duda, unidad. Sus crímenes, amenazas y extorsiones siguen presentes. Suponen un inaceptable ataque a nuestros derechos y libertades', expresó el rey.

En este sentido, recordó que 2007 arrancó con 'rabia, indignación y sufrimiento' por el 'brutal atentado' de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas y su 'firme repulsa' ante el reciente 'vil' asesinato de dos jóvenes guardias civiles en Francia. En la derrota contra el terrorismo, España cuenta con 'la abnegada y eficaz labor de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, así como con la firme acción de la Justicia', recordó el monarca.

El segundo gran bloque al que se refirió tiene que ver con 'la atención de las carencias de muchas personas', principalmente jóvenes, mayores y los colectivos más vulnerables.

Más allá de la lucha contra 'la pobreza y la exclusión', puso sobre la mesa algunas de las cuestiones sociales que más debate han generado. Apostó por 'continuar profundizando en las medidas frente al desempleo, la carestía de la vivienda, los salarios más bajos,
las desigualdades o las diversas necesidades sociales y asistenciales'.

Educación

Con los pésimos resultados de los estudiantes españoles en el informe PISA aún calientes, el rey apostó por 'poner el empeño y los medios precisos para seguir elevando la calidad de nuestra educación'. Y marcó una directriz: 'Debe responder a las legítimas aspiraciones de promoción personal y perseguir un armónico desarrollo colectivo, como sociedad moderna y cohesionada'.

El monarca no obvió que hace poco más de un mes una mujer de nacionalidad rusa fue asesinada, presuntamente por su ex pareja, tras un infructuoso intento de reconciliación en un plató de televisión. Así, entendió que 'debemos impulsar la debida observancia de las reglas sobre contenidos televisivos'. No se olvidó de la protección de la infancia frente a la programación de la pequeña pantalla.

Tras alertar de los devastadores efectos de la droga y la necesidad de una mayor toma de conciencia por parte de todos en este ámbito, Juan Carlos I se refirió a la lacra de los malos tratos y a las muertes provocadas por los accidentes de tráfico. 'Todos debemos contribuir a evitarlos'.

Política exterior

Antes de repasar las relaciones de España con el exterior, el rey insistió en la importancia de gozar de un desarrollo sostenible, 'respetuoso con el medio ambiente, con nuestros paisajes y riquezas naturales'.

El año en el que mandó callar al presidente venezolano, Juan Carlos I aseguró que 'es el momento para reafirmar nuestros sentimientos de hermandad con los países y pueblos iberoamericanos'. Porque 'nada de lo que afecta a América nos es ajeno'. En un año que no ha sido especialmente amable con la Casa Real no quiso cerrar el discurso sin agradecer las muestras de apoyo a la Corona y mostrar su compromiso de 'servicio a España'.

Más noticias