Público
Público

El Rivas Ecópolis retrasa un partido de la Euroliga para cumplir con la huelga general

Jugará a las 00.30 del jueves para respetar el paro de los empleados del polideportivo donde juegan. Miguel Méndez, su entrenador, reta a la hinchada para que no se quede en casa: "¿Quién no ha trasnochado alguna vez?&q

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos, en Rivas Vaciamadrid, uno de los municipios de Madrid, la huelga no se despedirá en silencio. Su equipo de baloncesto femenino, el Rivas Ecópolis, se jugará la vida en la Euroliga femenina frente al HAT Agro-Uni Györ húngaro en un partido que no se parecerá a ningún otro. Comenzará en plena madrugada, a las 00.30 del jueves. Media hora antes, habrá terminado la huelga realizada por los empleados municipales del Cerro del Telégrafo, el polideportivo en el que juega el Rivas Ecópolis. Hasta entonces, sus puertas estarán herméticamente cerradas y ni siquiera Anna Cruz, la estrella del equipo, tendrá acceso a ellas. Así que el club ha encontrado en la madrugada la única solución posible para la Euroliga.

'El partido no se podía adelantar al martes ni retrasar al jueves por el tema de los vuelos del equipo húngaro y no queda más remedio que jugar a esa hora', explica Miguel Méndez, el entrenador, un hombre de 45 años que lleva 22 en el baloncesto profesional y que jamás se vio en una como ésta. A las siete de la tarde del martes, continúa pegado al teléfono, atendiendo a periodistas. 'Ha sido un día de locos'. Pero sabe que esa crónica tiene su lógica. Será la primera vez que a Méndez, como entrenador, le darán las tantas en un banquillo. De entrada promete que no tiene 'miedo a la noche' y responde con una pregunta: '¿Quién no ha trasnochado alguna vez?'

'El gran problema es que carezco de datos', insiste Miguel Méndez que, pese a todo, apela a un lenguaje muy positivo, en el que no existirá el miedo a lo desconocido. 'No tiene por qué', justifica. 'Es verdad que vamos a ser los pioneros y que vamos a hacer algo que no se ha hecho nunca'. Pero sus jugadoras ya están avisadas. 'Hemos estado reunidos con ellas y sabemos que debemos cambiar cosas. El día no puede ser igual que si jugásemos a las nueve de la noche, pero esto es algo que ya vamos a palpar por la mañana, en la que no podremos entrar al pabellón a hacer la sesión matutina a la que estamos acostumbrados'.

El entrenador, sin embargo, no le reprocha nada a la huelga general. 'Al contrario', señala. 'La entendemos al cien por cien. Hay que comprender que, tal y como está la situación del país, la gente quiera ejercer ese derecho. Pero también hay que entendernos a nosotros. Como deportistas profesionales, no podemos hacerla. Renunciar a un partido de Euroliga significaría una multa económica y una penalización de puntos que podría repercutir en el trabajo de todo un año para nosotros...'

El día de hoy será larguísimo, sobre todo porque Méndez no piensa variar su rutina. 'Me levantaré, como siempre, a las ocho de la mañana. Siempre he pensado que es una buena hora y no me gusta renunciar a ella'. El exceso de horas hasta las 00.30 tampoco le preocupa. 'Tengo demasiado trabajo de scouting por hacer, porque el viernes por la noche, casi sin descansar, ya tenemos un partido de Liga frente al Burgos, que no ha accedido a cambiar la fecha'. Será otra de las consecuencias de la huelga general para las jugadores del Rivas Ecópolis que, antes de empezar el entrenamiento de la tarde del martes, han vuelto a escuchar a su entrenador. 'Hay que activar el cuerpo y la mente a la nueva hora', señala Miguel Méndez, que espera que la hinchada responda al llamamiento del club que ha bautizado este partido frente al HAT Agro-Uni Györ como si fuese el título de una película, 'Noche de fiesta y baloncesto', para motivar a la gente. La pregunta es si quedarán ganas después de la huelga...

Más noticias en Política y Sociedad