Público
Público

Rubalcaba: "Da un poder casi omnímodo a los empresarios"

El líder del PSOE critica la reforma, pero descarta participar en las movilizaciones

CAROLINA MARTÍN

Iba a ser una reunión "protocolaria" entre el nuevo secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y los líderes de las organizaciones sindicales UGT y Comisiones Obreras, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente. Pero, con la reforma laboral sobre la mesa, el encuentro que mantuvieron en la sede del PSOE se centró en el texto dado a conocer por el Gobierno el pasado viernes. Los tres lo criticaron unánimemente. "Viene a romper un equilibrio que había en las relaciones laborales en nuestro país desde la aprobación de la Constitución", señaló Rubalcaba, antes de apuntar que esta reforma viene a dar un poder casi omnímodo a los empresarios en relación con los trabajadores".

El secretario general del PSOE criticó la reforma en el fondo y en la forma. En el primer ámbito, el líder socialista hizo hincapié como los líderes sindicales en que es la primera vez que se hace "una reforma de tanto calado sin que haya habido ningún tipo de negociación" ni contacto previo con los sindicatos, rompiendo así "una práctica de nuestra democracia", advirtió.

También aludió el secretario general del PSOE a la situación en la que quedan las pymes, "que van a irse marginando poco a poco de la negociación colectiva". Algo que, según recordó, ya dejó caer en el debate electoral con Mariano Rajoy. En opinión de Rubalcaba, la intención del PP es que las pymes "dejen de estar protegidas por los convenios".

En el análisis del contenido de la reforma, el dirigente socialista cuestionó los efectos que traerá aparejados. Principalmente, más desempleo. Con la ecuación "despido más barato y recesión económica es más desempleo", argumentó Rubalcaba esta consecuencia de aprobarse el decreto ley en los términos actuales.

Por otro lado, insistió en la ruptura del equilibrio en las relaciones laborales. Antes sindicatos, empresarios y trabajadores se sentaban a discutir, explicó, buscando "un equilibrio del que nace la paz social".

Según Rubalcaba, con esta reforma se produciría un desequilibrio "a favor de los empresarios". Sobre todo, porque abre la puerta a que estospuedan reducir los salarios de los trabajadores. El líder del PSOE también cuestionó el nuevo contrato para emprendedores que incorpora la reforma. "Hubiera podido ser un buen contrato", subrayó, destacando los beneficios que implica el mecanismo de bajar los costes sociales para que los asuma el Estado de alguna manera.

Sin embargo, el hecho de que ese contrato vaya acompañado de "un periodo de prueba de un año", señaló Rubalcaba, "pervierte" el mecanismo. En su opinión, la tentación de un empresario de "sustituir a los 364 días a un trabajador sin que le cueste un duro por otro va a ser enorme". Es más, añadió, es probable que ahí se refugien los contratos temporales.

Respecto a las movilizaciones convocadas por Comisiones Obreras y UGT, Rubalcaba explicó que aún no han decidido cómo será su participación, si bien apuntó que "algún dirigente" socialista acudirá con carácter oficial, además de los que lo hagan a título personal. Él, por su parte, no irá, según aclaró en rueda de prensa, tras la comparecencia de Méndez y Fernández Toxo. Los líderes sindicales celebraron el encuentro para explicar sus posiciones, que en breve darán a conocer a otros grupos. Hoy, es el turno de CiU y PP, según explicaron.

Más noticias de Política y Sociedad