Público
Público

Sebastián dice que la energía nuclear es "insustituible"

El ministro de Industria asegura que los argumentos que se tendrán en cuenta para decidir el futuro de las centrales nucleares en España son los que se recogen en el programa electoral del PSOE

EFE

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha asegurado este miércoles que los argumentos que se tendrán en cuenta para decidir el futuro de las centrales nucleares en España son los que se recogen en el programa electoral del PSOE, que es "muy claro" en este punto, y que él comparte plenamente, ha añadido.

El cierre de las centrales nucleares sólo se contempla al final de la vida útil de las mismas, dándose prioridad a la seguridad del suministro, en el marco del máximo consenso social, ha agregado Sebastián, durante la sesión de hoy de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados.

La parlamentaria del PP Sandra Moneo le ha preguntado al ministro sobre el futuro de Garoña y ha ironizado sobre el "papelón" que le está tocando "jugar" para dar "cobertura a la locura" en la que le ha metido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

"Quién le ha visto y quién le ve", le ha espetado Moneo a Sebastián. "Creo que es el momento de hablar claro", ha añadido la diputada del PP, tras asegurar que el posible cierre de la central sería una decisión "exclusivamente" política, porque "no hay ni una sola razón, ni un solo motivo para que esta planta nuclear no pueda seguir funcionando".

Por su parte, el ministro Sebastián ha asegurado que el Gobierno seguirá evaluando los requisitos de la vida útil y el suministro energético para adoptar una decisión sobre Garoña.

A día de hoy, ha agregado, la energía nuclear en su conjunto en España es "insustituible" si se quiere garantizar la seguridad del suministro, con lo que la decisión que se tome sobre Garoña no prejuzgará la posición que se adopte respecto al resto de plantas nucleares del país.

Más de un centenar de trabajadores de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) se han concentrado hoy en las inmediaciones del Congreso de los Diputados para exigir al Gobierno la continuidad del funcionamiento de la central hasta el año 2019.

Bajo el lema "Garoña es segura. Continuidad", los trabajadores reclaman la defensa de cerca de un millar de puestos de trabajos directos e indirectos que genera la planta y piden a Zapatero "que se olvide de nosotros y nos deje trabajar".

El trabajador más antiguo de la planta, Rodolfo Gutiérrez, que ha dedicado más de 30 años al mantenimiento mecánico de la central, ha reclamado que "tenemos una empresa competitiva y segura, como se refleja en el informe del Comité de Seguridad Nuclear (CSN)".

Más noticias de Política y Sociedad