Público
Público

Sebastián pacta con el PP para permitirle congelar la luz en enero

Industria remitirá mañana a la CNE su propuesta para los peajes, que dependerá de lo que depare la subasta de energía Cesur, que apunta a una caída. Rajoy considera 'imprescindible' la reforma del sistema

A. M. VÉLEZ

El PP y el PSOE han pactado la congelación de la tarifa eléctrica de último recurso (conocida como TUR), a la que están acogidos la mayoría de usuarios domésticos, según informaron hoy fuentes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. El ministro saliente, Miguel Sebastián, le quita así un problema de encima al inminente nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, que ya había dejado caer, por boca de uno de sus principales responsables en materia económica, Cristóbal Montoro, que su “intención política” era no subir la luz.

Mañana está previsto que se celebre la subasta Cesur, que sirve para fijar el coste de la energía y supone la mitad del recibo. Industria confía en que, por razones estacionales, esta partida se abarate ligeramente, lo que permitirá subir los peajes, que suponen la otra mitad de la factura y retribuyen costes regulados como las energías renovables, el transporte y la distribución, de forma que el efecto para el consumidor final sea neutro. El PP tendrá así las manos libres para congelar la TUR.

El presidente electo se refirió hoy al asunto de las tarifas eléctricas en el debate de investidura. Recordó que, en el caso de los consumidores domésticos, “son las terceras más caras de Europa y las quintas más elevadas para consumidores industriales”. Lo cierto es que los consumidores industriales no tienen tarifas (sus costes eléctricos no los fija el Gobierno), ya que este segmento está liberalizado. Rajoy consideró “imprescindible” reformar el sistema energético en aras de un “equilibrio adecuado” entre competitividad, seguridad del suministro y efectos medioambientales. La energía, añadió, es “clave” en la competitividad, ya que determina parte de los costes de los demás sectores económicos. Según Rajoy, “España tiene un problema energético importante, especialmente en el [sector] eléctrico, con un déficit anual que supera los 3.000 millones de euros y una deuda tarifaria acumulada de más de 22.000 millones”.

En realidad, esa deuda, un mecanismo de ingeniería financiera que inventó el anterior Gobierno del PP (aunque se ha disparado con el PSOE) y que permite no subir la luz a cambio de reconocer a las eléctricas ese desfase de ingresos, es superior: acabará el año con un saldo acumulado de unos 28.000 millones. Y en las condiciones actuales de los mercados, titulizar esa deuda (convertirla en títulos negociables) es una tarea muy difícil, que va cumpliéndose con retraso. Hasta ahora, se han colocado 9.700 millones (700 millones la semana pasada), a través de colocaciones en el mercado o entre inversores institucionales, que permiten a las eléctricas cobrar esas partidas (que hasta entonces financian ellas) y endosarle la deuda a los consumidores (con intereses).

La congelación de la luz en enero hará que el déficit vuelva a incrementarse. En teoría, en 2012 no debería superar los 1.500 millones de euros. Hoy, Rajoy dijo que este problema, que atribuyó a “malas decisiones regulatorias”, es “uno de los más complejos que hereda el próximo Gobierno” y apostó por “una política basada en frenar y reducir los costes medios del sistema, en la que se tomen las decisiones sin demagogia, utilizando todas las tecnologías disponibles, sin excepciones, y se regule teniendo como objetivo primordial la competitividad de nuestra economía”.

De esas palabras se deduce que la central nuclear de Garoña no se cerrará (como ya adelantó recientemente María Dolores de Cospedal), aunque, respecto a qué partidas se recortarán, no hubo más detalles. En el sector se especula con la imposición de una tasa a la nuclear y con una bajada de las primas a las renovables. Según Rajoy, sin una “solución definitiva” del déficit tarifario no se logrará el “objetivo final”, liberalizar el sector, un proceso que arrancó allá por 1997.

Más noticias