Público
Público
Únete a nosotros

La secretaria dice que Urdangarin le dictó datos de las cuentas en Suiza

Julita Cuquerella declara ante el juez que se limitaba cumplir las órdenes del duque y enviar los contratos al supuesto testaferro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Julita Cuquerella, la secretaria personal de Iñaki Urdangarín, ha declarado ante el juez que fue ella quien escribió, siguiendo el dictado del duque de Palma, la nota que recibió un supuesto testaferro con indicaciones sobre un contrato en el que aparecía el número de una cuenta en Suiza.Su declaración duró una hora y media y Cuquerella alegó que se limitó a transcribir la nota y aclaró que desconoce el alcance de lo que escribió.

En la nota, que consta en el sumario, se apuntaba que, siguiendo órdenes de 'Iñaki', le enviaba al destinatario las dos copias de un contrato y agregaba: 'Me dice Iñaki que, una vez firmadas, habría que enviarle una a él. También me pide que te copie el siguiente número de cuenta, que tú ya sabes para qué es: Alternative General Services Limited/ Credit Suisse/ Laussane (0 251 206 980 8)'.

La secretaria de Urdangarín ha precisado que el número de cuenta se lo facilitó José María Treviño al duque de Palma, un amigo de Urdangarín que fue testigo en la causa, y ha asegurado que desconocía si el destinatario final de la nota era el belga Robert Cockx, a quien los informes policiales sitúan como testaferro.

Posteriormente, aclaró que ella se reunió con el imputado Miguel Zorío, administrador y dueño de una empresa de comunicación que trabajó para el Instituto Nóos, y le entregó la nota en un hotel de Barcelona para que se la diera al presidente de de Agval, Eugenio Calabuig. Sobre la cuenta en Suiza, la secretaria ha declarado que no considera anormal.

La cuenta de Suiza sirvió a Urdangarín para cobrar los 125.000 euros de AgvalLa declaración de la testigo apoya la hipótesis de la investigación que plantea que la cuenta de Suiza sirvió a Urdangarín para cobrar los 125.000 euros de Agval por sus gestiones en un proyecto que iba a permitir a la empresa valenciana extenderse en Jordania, como confesó ante el juez el propio Calabuig.

Durante el interrogatorio, el juez ha advertido a la testigo que si se seguía desviando en sus respuestas a las preguntas que le formulaba el fiscal podría acabar imputada, lo que finalmente no ha ocurrido.

Además, ha reconocido Cuquerella que el duque de Palma incluía gastos particulares en la empresa Aizoon, con la que gestionaban su patrimonio Iñaki Urdangarín y la infanta Cristina. 

A preguntas del juez, la secretaria ha admitido que Urdangarín se había puesto en contacto con ella antes de su comparecencia de hoy y que el duque le ha dicho que estuviera tranquila, le ha dado muchos ánimos y le ha recomendado que rezara un avemaría.

Julita Cuquerella ha confirmado en su declaración que el duque de Palma se reunió una docena de veces entre 2008 y 2009 con su socio en el Instituto Nóos. Esta fecha se sitúa dos años después del aviso de la Casa Real que instó a Urdangarín a abandonar sus negocios.

Quien también ha declarado es Teresa Zazo, que fue encargada del área de logística del Instituto Nóos y participó en la organización de los congresos de Baleares y Valencia que supuestamente sirvieron para el desvío de fondos públicos en beneficio de los imputados. Esta testigo ha situado a Iñaki Urdangarín al frente de la Fundación Cultura, Deporte e Integración Social, creada a finales de 2006 como heredera de Nóos.

Por lo tanto las declaraciones de ambas testigos ante el juez José Castro demostrarían que el duque de Palma no se desentendió de los negocios iniciados con Nóos después de que se lo pidiera la Cara del Rey en marzo de 2006.

El juez tiene previsto finalizar este sábado la ronda de interrogatorios a testigos en Barcelona, con la declaración entre otras de la ex consellera catalana de Salud, Marina Geli, con lo que pondrá fin a tres días de testificales en la que habrán comparecido unos cuarenta testigos. 

Más noticias en Política y Sociedad