Público
Público

Seis presos de ETA abandonan la banda "por voluntad propia"

Cumplen condena en la cárcel alavesa de Nanclares de Oca. El anuncio coincide con la huelga de hambre iniciada por otros reos

EUROPA PRESS

Seis presos etarras que cumplen condena en la cárcel alavesa de Nanclares de Oca, entre ellos el histórico Josu García Corporales, condenado a 83 años de cárcel, han anunciado que se desvinculan de la banda terrorista ETA "por voluntad propia".

Los etarras que abandonan la banda son Fernado de Lus Astaloa, Josu García Corporales, Luis María Lizarralde Izagirre, Andoni Altza Hernández, José Manuel Fernández Pérez de Nanclares, y José Antonio Hernández Velasco, según informa El País.

Los seis presos comparten encierro con otros etarras también críticos con la banda

Todos ellos están internados por distintas causas en el penal donde también cumplen condena otros tres reclusos críticos con ETA, Iñaki Rekarte, Andoni Muñoz y Jorge Urruñuela, que además fueron expulsados recientemente del colectivo de presos etarras (EPPK), junto a Valentín Lasarte y Esteban Murillo, por "situarse fuera de la disciplina" de este colectivo.

En su carta, los presos etarras aclaran que en ningún caso han sido "expulsados" y recuerdan que su situación es similar a la de otros nueve miembros de ETA que abandonaron la organización en los últimos meses.

De esta forma, defienden que estos nueve etarras "tomaron la decisión de desvincularse del colectivo de presos políticos vascos" y fue posteriormente cuando ETA anunció públicamente la expulsión de todos ellos, después de haber recibido sucesivas críticas por el mantenimiento de "la lucha armada".

Esta carta supone el primer distanciamiento público de la dirección de ETA procedente del seno del colectivo de presos, tradicionalmente uno de los sectores más cohesionados del MNLV, y llega meses después de que el Ministerio del Interior iniciase una política de premios y castigos entre los presos de banda por medio de acercamientos y alejamientos.

El número de presos que cuestionan el mantenimiento de la violencia ha crecido de manera considerable

Según fuentes penitenciarias, el número de presos de ETA que cuestionan el mantenimiento de la violencia ha crecido de manera considerable tras la ruptura del último proceso de negociación entre la banda y el Gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero, si bien hasta el momento, nadie en el EPPK había dado el paso de manifestarlo públicamente.

Para encontrar un antecedente similar es preciso remontarse al año 2004 cuando el histórico etarra Francisco Mújica Garmendia, alias 'Pakito' y otros seis compañeros solicitaron a la banda el fin de la "lucha armada".

Además este último gesto conocido hoy se produce en pleno "periodo de lucha" en las cárceles convocado por ETA y anunciado por el Colectivo de Presos. Desde inicios de mes se llevan a cabo protestas ante lo que consideran un aumento de la represión en las prisiones. Esta semana las protestas consisten en una huelga de hambre general, pero antes ya había realizado 'txapeos' -encierros- en sus celdas y encarteladas de protesta.

Más noticias de Política y Sociedad