Público
Público

"¡Señor Zapatero, nadie le cree!"

Rajoy insiste en que la gente ya no confía en el PSOE: "Gobernar es difícil, pero hacerlo peor es imposible".

MARÍA JESÚS GÜEMES

Calle, mucha calle es lo que ha pedido Rajoy a los que están organizando sus actos de campaña. Y este lunes la tuvo en estado puro. En medio de la plaza de la Constitución de Málaga, con un público interactivo que aplaudía sus palabras y se revolvía en sus asientos al escuchar el nombre de Zapatero.

Rajoy estaba refranero. Así empezó su intervención diciendo que "se pilla antes a un mentiroso que a un cojo" y la terminó comentando que "no hay mal que dos años (en vez de 100) dure". El dirigente conservador utilizó para su metralla el viaje que Zapatero había realizado en un avión militar el domingo para asistir al mitin de Dos Hermanas (Sevilla). Arremetió contra él por ese viaje y por ir a anunciar a Andalucía "su plan número 12 de economía sostenible. Pero no puede hablar de ello quien ha llevado a Andalucía y a España a una situación de paro insostenible", denunció.

A su juicio, "no es creíble". Algo que repitió en numerosas ocasiones, avivando los ánimos de su auditorio. "El pirómano que aparece con casco de bombero no es creíble", insistió de forma despectiva, mientras recordaba que en el último año habían perdido su trabajo 380.000 personas en Andalucía. Rajoy considera que ya "no valen las frases, ni los cuentos, ni los embustes". Y, por enésima vez, envió el mismo mensaje: "Señor Zapatero, nadie le cree".

El jefe de la oposición mantuvo además que antes de que llegue a su fin la campaña, "tendremos dos o tres planes más". Algo que es, según él, "para echarse a temblar". Y anunció que cuando él llegue a la Moncloa, derogará la supresión de la desgravación por compra de vivienda.

La gente le jaleaba y gritaba "¡Zapatero, dimisión!" por primera vez en los cuatro días de campaña del PP. "Gobernar es difícil, pero hacerlo peor es imposible", declaró jocoso.

Además, se mostró convencido de que el debate entre Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja lo iba a ganar este último por ser "mejor". Y dio las gracias a todos sus compañeros, especialmente a Javier Arenas, a quien le confesó su cariño. "Tanto le quiero que casi le hago presidente de mi pueblo", bromeó.

El líder del PP de Andalucía también quiso tener su minuto de gloria. Así, pidió al Gobierno que se dejara de "abusos" y tuviera "sentido común". Arenas le dijo a Zapatero que Andalucía no era "su cortijo" y que los andaluces no estaban "para experimentos". Considera que España tiene "un presidente sin brújula que hace política de bamboleo".

La gente lo animaba llamando "inútil o sinvergüenza" al presidente del Gobierno. Andalucía es socialista, pero Málaga, queda claro, la controla el Partido Popular.

Contra la lista de Sastre y voz de las víctimas. La número tres de la lista del Partido Popular al Parlamento Europeo, Teresa Jiménez Becerril, se estrenó ayer ante un auditorio lamentando la imagen que proyecta España en el exterior y anunciando que su gran objetivo será “luchar” en Europa contra el terrorismo. Además, aprovechó para agradecerle a Mariano Rajoy que le hubiese dado la oportunidad de “llevar la voz de las víctimas” a Bruselas, frente a la de Iniciativa Internacionalista, porque “ese partido es ETA”. A su juicio, es “una vergüenza” que esta formación concurra a las elecciones europeas.

La lucha contra ETA, otra vez, arma electoral. También quiso recordar lo que le ocurrió a su hermano, el concejal de Sevilla Alberto Jiménez Becerril, que fue asesinado junto a su mujer, Ascensión, por la banda terrorista dejando a tres hijos huérfanos. “En Europa se van a tener que ver las caras conmigo porque me voy a dedicar todos los días a quitarle la careta a los batasunos y a ETA”, proclamó la candidata conservadora. Y echó en cara a los socialistas que ninguno de ellos fuera a un acto en Europa de la Fundación Miguel Ángel Blanco, el concejal de Ermua asesinado por la banda terrorista, y sin embargo recibiera a la izquierda abertzale “con palmas y olivos”. “Al PSOE le gusta mucho hablar de paz, se ve que da muchos votos”, manifestó Jiménez Becerril.

Más noticias de Política y Sociedad