Público
Público

"Sentirme estafado de una forma tan evidente hizo estallar mi frustración"

La del 15 de mayo de 2011, en Málaga, fue la primera manifestación a la que acudió Kike España. Ahora intenta extender la indignación española hasta Corea del Sur, donde reside desde el pasado verano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El 15 de mayo de 2011, Kike España, malagueño de 23 años, acudió por primera vez en su vida a una manifestación. Se notó 'cómodo' y se enganchó al15-M. Asegura que en el movimiento comenzó a sentirse 'parte' de algo y a despojarse del 'estado de espera' en el que se encontraba. Ahora sigue extendiendo las redes de la protesta española hasta la ciudad surcoreana de Incheon, donde se encuentra estudiando el último curso de Arquitectura con una beca de movilidad. El próximo sábado volverá a sacar su indignación a la calle a miles de kilómetros de distancia de desde donde lo hizo la primera vez. ¿Sigue habiendo motivos? 'Más que nunca', se apresura en contestar. 

1. ¿Participaste?

Recuerdo perfectamente el camino que hice andando desde mi casa hasta el lugar de salida de la manifestación del 15 de mayo en Málaga, estaba nervioso, era la primera vez que participaba en una manifestación. Estaba muy ilusionado, algo era diferente, el clima, las ganas de la gente; me sentí muy cómodo. Recuerdo aquellos días con una alegría desbordante, por fin nos encontramos.

2. ¿Te convencieron o convenciste?

Yo creo que muchos jóvenes (y no tan jóvenes) nos encontrábamos sumidos en un profundo estado de espera. Porque estábamos desencantados con lo que sucedía a nuestro alrededor pero no sabíamos a través de qué medio canalizarlo. Nos encontrábamos esperando que surgiera algo de lo que formar parte. Y creo que con la manifestación del 15-M y las acampadas mucha gente se dio cuenta de que la espera se había acabado.

3. Los motivos que te indignaron

Lo que hizo estallar mi frustración fue el sentirme estafado de una forma tan evidente. Por eso, para mi se convirtió en una obligación el pasar a hacer algo. Y esta flagrante injusticia hizo que, tanto colectivos de diversa índole como personas que no habían tenido contacto con ningún colectivo, renunciaran a lo que les diferenciaba entre sí para luchar por lo que compartían.

4. Los motivos para volver a indignarte

Ahora más que nunca, cada viernes nos da el Gobierno motivos nuevos por los que estar descontentos e indignados. Además los motivos son estructurales, es decir, no van a cambiar a no ser que el sistema cambie. La economía no es una ciencia exacta, la economía es política y los ciudadanos debemos de exigir a nuestros representantes que la economía esté subordinada a las personas y no al contrario. Además, las medidas que está tomando el Gobierno no hacen sino acentuar los problemas generados por la crisis. Como dice el Nobel de Economía J. Stiglitz: 'La austeridad es una receta para menor crecimiento, mayor recesión y más desempleo'.

5. Un momento

Recuerdo con especial emoción la carga policial en la plaza de Catalunya de Barcelona, la resistencia pacífica de la gente fue una demostración de inteligencia humana. Una demostración del sentido común frente a la desesperación de los gobernantes. Y la consecuencia fue la unión, la solidaridad colectiva.

6. Un error

Es esencial que el movimiento no caiga en la provocación de los que nos consideran como enemigo, y mantenga su actitud pacífica. Se debería poner mucha atención a desvincularse de personas o grupos que actúen con violencia.

7. ¿Qué aportaste?

Lo que yo, o cualquiera de nosotros, puede aportar es seguir contribuyendo a que este clima de reflexión y sentido común siga alimentándose; acercándonos a las plazas y descubriendo que lo que nos une es mucho más grande que lo que nos separa, que debemos romper la rutina de la astenia y acercarnos a formar parte de esta red que trata de reflexionar y criticar lo que nos sucede para provocar cambios.

8. ¿Qué ha cambiado con el 15-M?

Ha cambiado la actitud que tenemos ante la política, ha conseguido que pasemos de la resignación aislada a la creación de un tejido de mundos compartidos. Al asumir colectivamente que para participar de la política hay que pensar de forma compartida y que la política es algo mucho más cercano de lo que nos habían hecho creer los grandes partidos. Ha hecho posible la lucha contra los CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros) y contra los desahucios; o que dejemos de consumir los espacios públicos para empezar a usarlos como ciudadanos.

9. ¿Sigue teniendo la misma fuerza?

Tiene una fuerza inconmensurable, es la fuerza de la expresión de la inteligencia colectiva. No es siempre visible, porque es una fuerza latente, con erupciones intermitentes, pero el potencial está ahí y, por lo que vemos que ocurre cada día, se hará cada vez más patente.

10. ¿Hasta dónde crees que llegará?

Para que el movimiento tenga una influencia de cambio sustancial sobre el sistema, hace falta olvidar los protagonismos, las etiquetas y centrarnos en lo que nos une, que es mucho. Porque sólo así podremos demostrar que es una alarmante minoría la que se beneficia de este sistema y de estas políticas. El panorama político actual es desolador, los grandes partidos han asumido su papel de subordinación ante la UE, el BCE y el FMI. Pero empieza a haber gente en el Congreso como Alberto Garzón, capaz de defender los intereses de los ciudadanos de forma honesta y capacitada. A mi Alberto sí que me representa, y creo que es otra de las vías que hay que seguir sumando para conseguir algo que es posible e inevitable. El pueblo tiene que recuperar el control.

Más noticias en Política y Sociedad