Público
Público

La serie sísmica de Granada sigue activa pero con menor frecuencia y magnitud

El enjambre sísmico alcanza los 1.063 terremotos y deja 325 incidencias desde el 23 de enero

Catedral de Granada
Los trabajos de revisión llevados a cabo en la catedral de Granada tras la serie de terremotos registrados en la última semana. EFE

La serie sísmica de Granada, que la semana pasada dejó daños materiales tras cinco terremotos por encima de 4 grados, se mantiene activa con una treintena de temblores en las últimas 24 horas, aunque estos han bajado tanto en frecuencia como magnitud, lo que parece haber dado un cierto respiro a la población.

Los tres movimientos sísmicos más importantes registrados desde este domingo, todos de magnitud 3, han vuelto a tener -como la gran mayoría- epicentro en el municipio de Santa Fe, el primero de ellos a las 14:53 horas de ayer, el segundo a las 14:22 horas de este lunes y el más reciente a las 18:21.

El director general de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior, Leonardo Marcos, quien ha visitado los municipios más afectados por los fuertes seísmos de la semana pasada, ha asegurado que el episodio sísmico está "disminuyendo en cuanto a frecuencia e intensidad" aunque no pueda darse aún por terminado, de acuerdo al criterio de asesores científicos.

Aunque ha apostillado que no se puede predecir cuándo podrá volver a ocurrir un nuevo temblor, ha enviado un mensaje de tranquilidad a la población y ha garantizado que todas las administraciones están preparadas, con todos los dispositivos que fueran necesarios, para un fenómeno que está "muy estudiado".

El catedrático de Física de la Tierra de la Universidad de Granada e investigador del Instituto Andaluz de Geofísica Jesús Ibáñez ha indicado que el descenso apreciado en la actividad sísmica durante los tres últimos días, tanto en número de terremotos como en magnitud, solo representa de momento una parada del proceso de liberación de energía.

En este sentido, ha aclarado que aún es pronto para determinar si esta pudiera ser definitiva o temporal, y ha abogado por aprovechar este "tiempo de espera" para terminar de revisar los edificios, retirar y limpiar lo que se haya caído y adoptar medidas de prevención.

Según este experto, solo se podrá afirmar que la actual serie de terremotos se ha parado cuando transcurra un tiempo significativo, que pueden ser días o semanas, sin que haya ningún tipo de actividad sísmica.

La Delegación del Gobierno de la Junta en Granada ha reunido este lunes, de forma telemática, al Comité Asesor del Plan de Emergencia ante el Riesgo Sísmico para analizar la situación y las medidas adoptadas por la serie sísmica, que motivó la activación de la fase de preemergencia desde el pasado martes.

"Esta situación no es nueva y es posible que se sigan produciendo terremotos en la zona. Ya en 1979 se produjo una situación similar. Sin embargo, aunque sea normal sentir miedo o inseguridad, hay que mantener la calma y seguir las recomendaciones del 112", ha dicho el viceconsejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Antonio Sanz.

Desde el pasado 1 de diciembre, esta serie sísmica ha dejado en la Vega de Granada más de 800 terremotos, de los que al menos 86 han sido sentidos por la población y hasta 25 han tenido una magnitud igual o superior a los 3 grados.

Mientras tanto, los Ayuntamientos de Santa Fe y Atarfe, municipios más afectados por la serie de terremotos, ya han canalizado más de 650 peticiones en total por daños materiales no estructurales, mientras sus vecinos empiezan a recuperar poco a poco la tranquilidad tras un fin de semana sin temblores fuertes.

Aunque la tierra no ha dejado de moverse en la zona, donde la serie sísmica iniciada en diciembre acumula más de ochocientos terremotos desde entonces, el hecho de que en los últimos tres días no se hayan vuelto a repetir nuevos muy fuertes ha conllevado que los vecinos estén algo más tranquilos, ha dicho el alcalde de Atarfe, Pedro Martínez.

Por su parte, la Diputación de Granada ha garantizado asistencia técnica a los municipios para actuar en infraestructuras y edificios públicos dañados por los terremotos y ha propuesto crear una comisión participada por diferentes administraciones que facilite dar respuesta a las necesidades de pueblos y vecinos.

Durante una visita a Santa Fe, Chauchina y Atarfe, el presidente de la institución, José Entrena, ha calificado de fundamental que las administraciones den respuesta a la situación y ha recordado que la Diputación ya aprobó una declaración que incluye la colaboración técnica, jurídica y económica necesaria. 

Avisos e incidencias

El servicio 112 ha atendido un total de 1.130 avisos y gestionado 325 incidencias en relación a los terremotos desde el pasado sábado 23, día en el que se reactivó el enjambre sísmico en la zona.

De este total de incidencias hasta en 176 se han constatado daños en su mayoría por grietas en edificaciones, así como por desprendimientos y derrumbamientos en elementos constructivos.

En total, han sido 1.036 los ciudadanos que han alertado al 112 de incidencias, comunicado que han sentido los movimientos o solicitado información o consejos de actuación. Los días 26 y 27 de enero fueron las jornadas en las que se recibió un mayor número de llamadas, 300 y 307, respectivamente.

En las últimas 48 horas se ha estabilizado la actividad y con ello ha bajado notablemente el número de alertas al 112. Este pasado domingo tan solo se atendieron 27 llamadas; aunque se siguieron notificando algunos daños, 13 en total, ocasionados en días anteriores por los movimientos de mayor magnitud.

Piezas dañadas en la catedral de Granada

Los trabajos de revisión llevados a cabo en la catedral de Granada tras la serie de terremotos registrados en la última semana han conllevado hasta el momento la consolidación y reparación de dos pináculos rajados por los temblores, de uno de los cuales se desprendió un trozo.

Según ha informado este lunes el Arzobispado de Granada en un comunicado, el arreglo de estas piezas dañadas ha tenido lugar una vez que se han comprobado e identificado los daños causados por los movimientos sísmicos.

Mientras continúan las tareas de revisión y consolidación en este templo -para el que no hay por el momento un plazo de finalización previsto-, el Arzobispado ha señalado igualmente que no existen más daños reseñables ni de tipo estructural.

El Arzobispado también revisó la semana pasada las iglesias ubicadas en los municipios del área metropolitana más afectados por los terremotos, una tarea en la que no detectó daños estructurales pese a que ha mantenido cerrada la de La Encarnación, en Santa Fe, para comprobar sus revestimientos. En Atarfe, la ermita de Santa Ana y la iglesia de esta localidad también fueron revisadas por los técnicos sin que se advirtieran daños.

Más noticias de Política y Sociedad