Público
Público

Siete españoles, retenidos en Chad en una operación contra el tráfico de menores

Son la tripulación del avión en el que nueve miembros de una ONG francesa, ya detenidos, pensaban transportar a 103 niños.

PÚBLICO.ES / EFE

El avión en que una ONG francesa intentó sacar ayer a 103 niños del este de Chad es de una compañía con sede en Barcelona y sus tripulantes están detenidos por la policía junto a nueve ciudadanos galos responsables de la presunta operación de adopciones ilegales, han confirmado hoy a Efe fuentes diplomáticas españolas.

"La compañía aérea (de vuelos charter) con sede en Barcelona, es Girjet y la tripulación detenida es de siete personas", ha dicho el cónsul español en Camerún, Vicente Mas. El cónsul también se ocupa de los intereses de los ciudadanos españoles en el vecino Chad, hacia donde se está desplazando para asistir a sus compatriotas.

Según el diplomático español, los tripulantes del avión de Girjet fueron detenidos porque la aeronave no tenía permiso para aterrizar en el aeródromo de Abeche, una remota localidad cercana a la frontera con Sudán desde la cual la ONG "Arca de Zoé" intentaba embarcar a los niños con rumbo a Francia.

Mas ha señalado que debido a la falta de conexiones aéreas directas, sólo podrá llegar a Abeche el próximo lunes.

La ONG dice que los niños iban a recibir atención médica 

Aparentemente, los españoles también han sido acusados, tal como los nueve franceses, de tráfico ilegal de menores, ha añadido Mas, quien ha declinado mencionar por sus nombres a los implicados hasta que lleve a cabo su gestión de asistencia consular "en el marco del pleno respeto por las leyes chadianas".

Por su parte, un directivo de la empresa responsable del avión, Antonio Cajal, ha explicado a Efe que el vuelo es ajeno a la ONG y que sólo fue contratado para una operación humanitaria: trasladar a niños africanos enfermos a Reims, Francia, donde debían ser operados.

Chad y Sudán, de donde se supone provienen los 103 niños, cuyas edades oscilan entre uno y nueve años, no permiten la adopción internacional de menores.

El nordeste del Chad acoge actualmente a cerca de 250.000 refugiados oriundos de Darfur, la región del oeste sudanés inmersa desde febrero de 2003 en un sangriento conflicto civil que ha causado la muerte de más de 200.000 personas.

La organización "Arca de Zoé" había lanzado en junio pasado una controvertida operación de evacuación "humanitaria" de mil niños de Darfur y de la que el vuelo de ayer debía ser la primera etapa.

Sin embargo, el entorno de la operación no está claro y, según ha trascendido, unas 300 familias en Francia habrían pagado entre 2.800 y 6.000 euros para acoger a un niño.

Responsables del "Arca de Zoé" aseguran, no obstante, que las autoridades chadianas habían dado "todas las autorizaciones necesarias" para que los niños fueran llevados a Francia a fin de "salvar sus vidas".

Condenas gubernamentales 

El gobierno francés ha condenado hoy "con firmeza" el intento de la ONG gala y ha recordado que una investigación judicial está en curso en Francia sobre la operación, que fuentes diplomáticas calificaron de "totalmente anormal".

Por su parte, el presidente chadiano, Idriss Deby Itno, ha prometido "castigar severamente" a los responsables.

Deby, quien regresaba de Libia tras firmar un acuerdo de paz con grupos rebeldes chadianos, ordenó que el avión en que se trasladaba se dirigiera a Abeche, donde visitó a los niños y dijo durante una conferencia de prensa que el plan para sacarlos ilegalmente de Chad era "inhumano, impensable e inaceptable".

Más noticias de Política y Sociedad