Público
Público

Lo que sulfura de 'matrimonio gay' no vale para 'violencia de género'

Ana Mato defiende que la terminología es 'lo menos importante' pese a que el PP recurrió la ley de matrimonio homosexual por una palabra

PÚBLICO.ES

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho de una palabra una cruzada: su negativa a aceptar el término 'matrimonio' homosexual en la unión de personas del mismo sexo le ha llevado a recurrir ante el Tribunal Constitucional la ley del mismo nombre, que aprobó José Luis Rodríguez Zapatero en 2005.

Rajoy ha repetido en numerosas ocasiones que su 'discrepancia' con la ley radica sólo en el nombre, y presume de que del año 2004 ya propuso una ley similar a la aprobada por Zapatero. Con un matiz: en vez de matrimonio abogaba por emplear el término 'unión'.

'Ustedes aceptan que los homosexuales duerman después de comer pero lo que no aceptan es que se llame siesta', le reprochó a Rajoy la semana pasada Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la sesión de investidura. Y es que, una simple palabra, es la responsable del recurso de los conservadores presentado en el TC en 2005.

También una palabra ha provocado la primera polémica de un ministro del nuevo gobierno. Pero en este caso los matices son irrelevantes.

El Ministerio de Sanidad e Igualdad informó anoche de la primera muerte de una mujer a manos de su expareja desde que accedió al poder. Con un matiz: en vez de violencia de género o machista, como se ha definido hasta ahora, recurrió a al término 'violencia en el entorno familiar'.

Ante las quejas, la ministra de Sanidad, Asuntos sociales e Igualdad, Ana Mato, ha señalado que la terminología  es 'lo menos importante'. 'Da igual el nombre', ya se considere 'violencia machista, violencia de género, o violencia doméstica', ha matizado.

La dirigente del PP Sandra Moneo ha optado por la técnica de que la mejor defensa es un buen ataque al denunciar que el PSOE 'sigue instalado en lo que ha sido su gestión de la violencia de género a lo largo de estos años: mucha preocupación por las palabras y poca por los hechos'.

Más noticias