Público
Público

El TC acusa al PP de faltarle al "respeto institucional que merece"

ÁNGELES VÁZQUEZ

El Tribunal Constitucional considera que el Partido Popular no ha mantenido "el respeto que institucionalmente" merece el alto tribunal al intentar recusar a tres magistrados progresistas. Dicho intento se basó en una información periodística falsa, según declararon seis miembros del Constitucional.

Así lo afirma el auto del Constitucional que rechaza las recusaciones presentadas por el PP contra Pascual Sala, Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps. Una resolución, conocida ayer, que es muy dura con las argumentaciones realizadas por el partido presidido por Mariano Rajoy.

Destaca la relativa a que su recusación es "reacción" a la "insólita recusación" del Gobierno de otros dos magistrados, lo que, en opinión del alto tribunal, es un "uso indebido" del instrumento o arma legal "legalmente previsto" para lograr una "garantía de imparcialidad de los magistrados de este tribunal".

Contrarrestar la otra

En opinión del Pleno, el PP confunde "la legítima oposición a una recusación", al presentar otra, porque, si considera que la del Gobierno carece de fundamento, debería haberse opuesto a ella. "Mediante aquella instrumentalización lo que se persigue en realidad es contrarrestar las posibles consecuencias que en la composición de este tribunal pudieran derivarse de la hipotética estimación de una recusación" que el propio partido "tilda de insólita y carente de fundamento", entiende el TC.

El auto considera una "falta de coherencia" por parte del partido el que o "todos los magistrados son recusables en este proceso o no lo es ninguno", porque entonces no debería haber cuestionado sólo a tres, sino a todos.

El alto tribunal desmiente también la alegación de que su recusación se basa en los mismos hechos que la del Gobierno, que ayer, a diferencia de la suya, fue admitida a trámite. El Constitucional insiste en que el escrito de seis magistrados que niega "tajante y radicalmente" la información periodística en la que se basó la recusación del PP sea una prueba preconstituida. Explica que carecería de sentido que sabiendo los magistrados intervinientes que la noticia es falsa, lo que quita "la imprescindible fundamentación fáctica" a la recusación para ser estudiada, no se lo dijeran a sus compañeros.

Por ello, el alto tribunal considera que "sin perjuicio de la libertad de las partes, es exigible en todo caso que se guarde el respeto que institucionalmente le es debido al tribunal y a sus miembros, exigencia que no se ha observado en el escrito de alegaciones" del Partido Popular.

Conversaciones

"Es de añadir -dice el auto-, que, con carácter general, las conversaciones mantenidas por los magistrados en el seno de este tribunal no son datos de hecho suficientes para basar una recusación".

Lo poco que se resalta este extremo en el auto es el principal argumento utilizado por los magistrados recusados por el Gobierno, Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez-Zapata, y Ramón Rodríguez Arribas en sus votos participares. Los dos primeros son discrepantes y el tercero comparte el fondo, pero no la forma.










Más noticias de Política y Sociedad