Público
Público

"También los tribunales se equivocan por unanimidad"

Francisco Baena Bocanegra, abogado defensor de Garzón, comprende la "frustración" del magistrado tras la condena

ÁNGELES VÁZQUEZ

Francisco Baena Bocanegra, abogado defensor en el caso de las escuchas de la Gürtel, lleva 50 años ejerciendo su profesión. "A veces tengo la sensación de haber asistido a un juicio distinto del que contempla la sentencia", explica. "Quizás ese sea el mejor acicate para seguir luchando en defensa de la razón, y nuestra razón, no se olvide, se apoya, quieran o no quieran, en la ley".

¿Qué le parece la sentencia?

Como puede comprender, discrepo absolutamente. Es muy difícil, por no decir imposible, compartirla si atendemos a lo acaecido en el juicio oral. Y mi discrepancia nada tiene que ver con el inmenso respeto que me merece el Supremo. Nadie duda de la alta calidad jurídica de los miembros del Alto Tribunal, pero eso no es garantía de que siempre acierte en sus apreciaciones. También los tribunales se equivocan por unanimidad. Y no sólo eso, me preocupa los efectos que, más allá del acusado, pueda acarrear en el futuro.

¿Considera que da respuesta a sus argumentos o, como dijo Garzón, estaba predeterminada y decidida hace meses?

La cuestión tal y como lo planteaba la querella era la imposibilidad de intervenir las conversaciones de los imputados en prisión, si estas tenían lugar con los abogados. El fiscal y la defensa sostuvimos firmemente que sí era posible. Pero se introdujo sorprendentemente un nuevo elemento en la discusión: la necesidad de que existieran indicios contra los abogados, incluso con un nivel de exigencia indiciaria "de enjundia y solidez", lo que supuso un nuevo debate al que inmediatamente se apuntaron las acusaciones particulares. El tribunal ha reiterado, con muy ligeras matizaciones, el mismo criterio. Hemos luchado denodadamente defendiendo nuestros argumentos, pero de nada ha servido, y comprendo la frustración que siente mi defendido.

"Garzón no tiene la culpa de las deficiencias legales del sistema"

¿Cómo cree que se puede entender que sólo se condene a Garzón y no a Pedreira, que prorrogó las escuchas?

Perdóneme, pero, para mí, lo verdaderamente difícil es entender por qué se ha condenado al juez Garzón. Posiblemente soy muy torpe.

¿El fallo supone resucitar el derecho penal de autor (que se ha condenado a Garzón por ser él)?

La verdad es que, a lo largo de su lectura, en determinados momentos parece percibirse un cierto aroma de ello.

¿Por qué cree que la resolución no detalla el daño concreto producido en el derecho de defensa?

Sencillamente porque no existe tal daño. Desde luego las acusaciones no han hecho el más mínimo esfuerzo para acreditarlo.

¿No cree que creará espacios de impunidad?

Comprendo el temor que algunos han manifestado, pero con sinceridad lo rechazo. Una condena como la impuesta, para mí a todas luces injusta, es eso y sólo eso, pero no puede justificar temores de esa naturaleza. De admitirlo, sería reconocer que nuestra Justicia está gravemente enferma, y eso me niego a aceptarlo.

Si para acordar escuchas en casos que no son de terrorismo, hace falta un cambio legislativo, ¿cómo casa eso con el caso de Marta del Castillo'?

El Derecho no es una ciencia exacta. Y tampoco las leyes son perfectas, máxime como en el caso presente, en que se han puesto de relieve los problemas que alrededor de la intervención de las comunicaciones se suscitan por la deficiente, por no decir, inexistente, regulación legal. Los jueces tienen que asumir posturas valientes en la interpretación de la norma, y unas veces su criterio carece de relieve penal y en otros, el que contemplamos y no conozco ningún otro, en que al juez lo elevamos a la categoría de prevaricador. Y seamos sinceros, estoes difícil de comprender.

¿Confía en el TC? ¿Pedirá que suspenda la ejecución?

Confío en la Justicia, la imparta un juez recién ingresado en la carrera o un experimentado magistrado. Tenga la seguridad de que, si algún día me fallara esa confianza, abandonaría inmediatamente el ejercicio de esta noble y apasionada profesión. Confío en demostrar que el Supremo se ha equivocado al condenar a Garzón, porque no ha cometido delito alguno.

¿En qué se basará el recurso? ¿Se ha vulnerado el derecho de defensa de Garzón al no haberse admitido sus pruebas?

Aún es pronto para decidir la línea de defensa que adoptaremos. Qué duda cabe la trascendencia que tiene la denegación de medios de prueba que hemos sufrido, pero es evidente que también existen razones para denunciar la conculcación de otros derechos fundamentales. En este caso, carecemos legalmente de la posibilidad de una segunda instancia. En la práctica, convierte a Garzón en ciudadano de segunda.

¿Cree que, si se hubieran admitido, la sentencia sería distinta?

Rotundamente, sí.

¿Esperará a que resuelva el Constitucional para ir a Estrasburgo o planteará el recurso simultáneamente?

Vayamos por pasos, primero, ante el Constitucional, y después ya veremos. A lo mejor no hace falta acudir a otras instancias.

Una última pregunta: como abogado, ¿ha tenido problemas morales por defender a Garzón en un caso como este, en el que los abogados han sido tan críticos con la medida que acordó?

Si en el presente proceso hubiera tenido la más elemental duda sobre su actuación, tenga la seguridad de que no hubiera aceptado su defensa. Es conocido que he criticado al juez Garzón cuando a mi juicio lo ha merecido. No es el caso presente, donde estar a su lado y defenderlo ha sido un honor. Respeto cualquier opinión de mis compañeros, pero, por encima de ello, estánmis propias convicciones. Y, desde luego, insisto, Garzón no tiene la culpa de las deficiencias legales del sistema.

Más noticias de Política y Sociedad