Público
Público

La tricolor no es ilegal

La furibunda reacción de Bono contra la bandera republicana topa con una sentencia de 2003

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No puedo aceptar manifestaciones que no son legales en este momento”. La filípica con que el socialista José Bono abortó el sábado el homenaje del Congreso a los presos políticos del franquismo cuando uno de ellos hizo ondear la bandera republicana  ha tenido un efecto inesperado: sacar del cajón de los tabúes el debate sobre si exhibir la tricolor es o no ilegal.

“Bono se equivocó de plano porque ni política ni legalmente se puede afirmar que es ilegal la bandera republicana”. Lo dijo ayer Gaspar Llamazares, coordinador general de IU. Pero  ya cuatro años antes, el 15 de diciembre de 2003, lo había dicho el Tribunal Superior de Madrid (TSJM) en una sentencia que avalaba la posición de IU contra el Ayuntamiento de Torrelodones (PP). El consistorio había ordenado en 2002 retirar la bandera tricolor que coronaba la caseta instalada por IU en las fiestas del pueblo.

Y el Tribunal, que amparó a la coalición en su demanda por vulneración de derechos fundamentales, habló sin ambages: “(...) en la medida en que la democracia implica pluralismo, ampara la discrepancia y las formas en las que ésta pueda manifestarse, siempre que esta expresión sea, a su vez, respetuosa con los derechos de los demás”. Al colocar la tricolor –argumentó el TSJM–  IU estaba “optando por una determinada ideología que debe respetarse y protegerse”. A José Luis Escañuelas, presidente del Ateneo Republicano de Sevilla, la sentencia le parece de perogrullo. Y aporta un dato para demostrar la perogrullada: “En las papeletas electorales de Ciudadanos por la República aparece la bandera republicana y no pasa nada”.

¿Vulneró Moya los derechos del presidente del Congreso al  empuñar la tricolor en un homenaje que, según los asesores de la Cámara, no poseía rango de actividad parlamentaria? Bono no lo ha explicado, pero lo cierto es que lo que hizo Moya no figura entre los actos expresamente prohibidos por el Reglamento del Congreso ni por el Código Penal, que prevé cárcel para cualquier manifestación efectuada en el Congreso, el Senado o las Cámaras autonómicas “cuando estén reunidos”.

Ayer, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, declinó valorar las formas utilizadas por Bono pero justificó su actuación porque el ex preso exhibió en sede parlamentaria una enseña “que no es la constitucional”.

El PP llegó más lejos. Los conservadores, buena parte de cuyos alcaldes mantiene intacto el callejero franquista –el madrileño aún inmortaliza a los caídos de la División Azul, al servicio de la Alemania nazi–pidieron ayer explicaciones a Bono. ¿Sobre qué? Sobre por qué no había pedido permiso a la Mesa de la Cámara antes de autorizar el homenaje.

Otras críticas, de muy distinto tenor, han caído sobre Bono. El diputado de ERC Joan Tardá cree que lo ocurrido denota la “escasa simpatía” de Bono por la lucha antifranquista. El portavoz del BNG, Francisco Jorquera, entiende que Bono “se excedió” en la formas.

Y tanto IU como el senador del PNV Iñaki Anasagasti le han pedido ya que retire los retratos de los cuatro presidentes de las Cortes franquistas, creadas por Franco en 1943 cuando ya se avizoraba el triunfo de los aliados frente a Hitler.

De momento, en el Congreso no sólo permanecen visibles sus efigies sino también sus discursos. Están en la web congreso.es. Ahí puede leerse lo que, por ejemplo, dijo al tomar posesión el primer presidente de las Cortes, Esteban de Bilbao: “Y en la suprema cúspide del Estado (...), la inspiración del Caudillo, forjador de una solidaridad nacional que encuentra en estas Cortes la síntesis feliz de una España unida y en orden”.

¿Hay que tratar igual los símbolos franquistas y los republicanos? Con cierto escándalo por la equiparación, responde el portavoz de la Asociación de Ex Presos, Luis Pérez: “¿Cómo se va a tratar igual aquello que simboliza un régimen tiránico y fascista y  la bandera que representó democráticamente a España?”. 

¿Qué opina hoy sobre la actuación de Bono?
Yo me llegué a emocionar por su alabanzas a nuestro colectivo, y por eso saqué de forma espontánea la bandera, que estaba destinada a encabezar la delegación de Valencia en el almuerzo de Rivas-Vaciamadrid. Al principio pensé que a Bono le había faltado cintura. Ahora creo que ese discurso en el que yo me reconocí fue un gesto demagógico.

El presidente de la Asociación de Ex Presos cree que usted fue inoportuno al sacar la tricolor en el Conreso. ¿Lo fue?

Es su opinión. Yo consideré que en ese momento, en que me estaba sintiendo reconocido, podía sacar la bandera republicana porque es la que representa nuestra lucha. Y decidí sacarla. Y fue cuando el hombre este desató lo que desató contra mí. No creo que fuera inoportuno.

¿Sirve de algo el incidente?

No lo sé pero tal vez lo de la bandera ha servido un poco para que el tema tabú de lo que significa la República aparezca en los medios de comunicación. Estamos hablando de un Gobierno elegido por el pueblo y masacrado por una rebelión militar. Todo eso estaba un poquito aparcado y es bueno que ahora la sociedad lo conozca. 

 

Más noticias en Política y Sociedad