Público
Público

La Unión Europea baraja un rescate menos agresivo para España

La Unión está estudiando un programa de asistencia que se ceñiría a la ayuda a los bancos españoles y que supondría unas 'condiciones muy limitadas': mayor supervisión exterior y una aceleraci&oac

PÚBLICO.ES

El Gobierno de Mariano Rajoy abominaba de un rescate europeo a los bancos españoles. En público, siempre se oponía y siempre recalcaba que no era necesario. Prefería que el dinero llegase a las entidades de forma directa, sin pasar por los Estados, porque así España evitaba ser marcada con la lacra de la intervención, verse sumada al club de Grecia, Irlanda y Portugal. Pero ese deseo se escapa. 

'La Unión Europea está barajando un programa de rescate para España que proporcionaría ayuda a su tambaleante sector bancario pero que sólo impondría unas 'condiciones muy limitadas' a Madrid, una concesión que podría predisponer al reacio Gobierno español a aceptar la asistencia internacional'. Es el arranque de la información que ahora mismo abre la edición digital del Financial Times

La UE aceptaría la transferencia al Frob porque es parte de la Administración española

El diario anglosajón describe, pues, que la UE ya cuenta con ese escenario, pero precisa que sería una intervención especial. 'Al contrario que los rescates de Grecia, Portugal e Irlanda, el programa propuesto para España requeriría pocas medidas de austeridad más allá de las reformas ya acordadas con la Unión e incluso podría prescindir de la estrecha vigilancia de los prestamistas internacionales que se han probado beligerantes en Atenas y Dublín', escribe el rotativo. Los préstamos al Ejecutivo de Rajoy tendrían como contrapartida una mayor supervisión externa, la aceleración de la reforma financiera, especialmente para despejar la 'persistente inquietud por las interferencias políticas y los amiguismos' en las ya casi desaparecidas cajas de ahorros, que siempre Europa ha visto con muy malos ojos por haber sido uno de los elementos más desestabilizadores del sistema y por haber calentado la burbuja inmobiliaria. La ventaja de este rescate no tan duro es que se proyectaría el mensaje de que el problema de España está focalizado en la banca, no en el país. 

¿Cómo se haría la recapitalización? El periódico económico asegura que una de las fórmulas que se estudian es inyectar el dinero necesario directamente al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob). Esta alternativa no está del todo perfilada, pero en la UE entienden que sería 'aceptable' pues a fin de cuentas el Frob es parte de la Administración española

La inyección directa a los bancos, rechazada por Berlín, está ya 'descartada'

El Ejecutivo había jugado la baza de empujar todo lo posible a la UE –buscándose como aliado al Fondo Monetario Internacional– para que se permitiese que los bancos recibiesen directamente ayuda de la UE sin la interferencia de los Estados. Rajoy, además de evitar extender el estigma sobre España, quiere evitar que la mancha se extienda a todas las entidades. Por no hablar de que el presidente ha negado con obstinación toda necesidad de rescate. Pero esa alternativa ambicionada por Madrid era expresamente rechazada por Alemania, y según FT, ha sido ya 'descartada', porque ello requeriría la reforma de los tratados europeos y eso llevaría demasiado tiempo. Y tiempo es lo que no sobra. Todo lo contrario. Hay coincidencia en que se debe actuar rápidamente, porque una excesiva demora agravaría los problemas y podría arrastrar a Italia. En cualquier caso, tanto las autoridades europeas como el Ejecutivo español insisten en que no se tomará ninguna decisión hasta que el FMI y las dos auditoras contratadas (Oliver Wyman y Roland Berger) hayan concluido su análisis sobre el sector financiero español. 

El debate en la UE también se centra en la cuantía de las ayudas. España calcula que no será superior a 40.000 millones de euros, pero los portavoces de la Unión consultados por el diario británico elevan esta cifra hasta el doble. 'El Gobierno español y los reguladores bancarios confían en que el FMI concluya que las necesidades de recapitalización de las entidades –principalmente, Bankia, CatalunyaCaixa y NovaCaixaGalicia– serán más modestas que las que presumen los analistas extranjeros', aduce el periódico. 

Los portavoces europeos consultados por Financial Times apuntaron que la opinión más favorable de Rajoy a este tipo de rescate suave, menos 'intrusivo' en la soberanía española, responde a la convicción de que su Gobierno ya ha impulsado reformas y medidas severas de austeridad desde que llegó a la Moncloa, y que son 'equivalentes' a los esfuerzos requeridos a los tres países que ya han sido rescatados.

El dilema del rescate español no deja de estar presente en los medios y los foros internacionales –ya lo avanzaba el Wall Street Journal la pasada semana y lo desmintió el FMI–, por la enorme trascendencia que podría tener y por el definitivo peligro de muerte del euro. 

Más noticias