Público
Público

Los universitarios británicos invaden Salou

Casi 5.000 jóvenes ya celebran la Saloufest

MARIA MORELL

Puntuales a la cita, unos 90 autocares repletos de universitarios británicos ávidos de sol, playa y marcha nocturna llegaron ayer a Salou (Tarragona) en la décima edición del Saloufest, un festival organizado por la compañía inglesa I love Tour. Hasta el próximo día 22, Saloufest convoca a unos 8.000 estudiantes en dos tandas y ayer llegó la fuerte, con alrededor de 5.000 jóvenes de entre 18 y 23 años. El aspecto entumecido de cansancio que dan más de 20 horas de autobús duró el tiempo justo de dejar los equipajes en los siete hoteles y complejos de apartamentos que los alojan. Muchos optaron por tumbarse directamente en la playa.

"Yo es la segunda vez que vengo y es genial, descontábamos los días para venir" cuenta Doreen Nolseed, de 20 años. "El deporte es nuestra pasión, la bebida nuestro compromiso", añadieron a coro sus amigos. "El año pasado salimos en la tele y todo, nos pedían que hiciéramos el tonto, ojalá este año sea igual de divertido", aseguraban.

Los organizadores y la Policía intentan que la fiesta esté siempre

Cada uno de ellos ha pagado 250 euros por dos días de viaje y cinco días y cuatro noches en Salou, con la práctica de trece modalidades deportivas como bandera. O, para algunos, como excusa. "Yo sí juego al rugby, pero ellos vienen porque las chicas españolas son muy guapas" dice Roy Trevers, de 21 años, señalando a su amigos.

La pandilla tiene muy claro qué hará por la noche: "Salir y beber y mañana, ir a jugar un partido". Las instalaciones deportivas se reparten entre Salou, Reus, Tarragona e incluso Barcelona. Algunos estudiantes se lamentan y afirman: "Ojalá hubiéramos llegado ayer, es el mejor día para ir a Pachá".

Los bares reducen el mobiliario al mínimo y sirven en vasos de plástico

Los bares veteranos ya están preparados. Reducen el mobiliario a la mínima expresión, esparcen serrín por el suelo y sirven la bebida en vasos de plástico. "Es más sencillo así para todos, mejor no le deis más vueltas, que no es bueno para el negocio", espeta un chico que se afana en repartir tarjetas promocionales por el tramo del paseo marítimo más cercano a los pubs. Muchos de los locales están rotulados en inglés y atienden en ese idioma porque su público habitual, con o sin Saloufest, es extranjero.

También está preparada la Policía Local, que avanza los refuerzos de Semana Santa. La ciudad está acostumbrada a pasar de 35.000 vecinos en invierno a más de 200.000 habitantes en verano.

Sam Seward, director de I love Tour, en declaraciones a la televisión británica Sky News, aseguró haber tomado "medidas muy serias para promover el turismo responsable". Saloufest cuenta con un "equipo propio de seguridad y un equipo sanitario". Además, hay un "oficial de enlace de la policía para tener una comunicación efectiva con las autoridades locales".

¿Alguien ha explicado a los estudiantes que este año tienen que moderarse más que la anterior edición? ¿Saben que su presencia es polémica? La respuesta es ambigua. "Algo hemos oído, pero somos mayorcitos, bebemos, nos disfrazamos y reímos, tampoco matamos a nadie. Lo único distinto a vosotros son los disfraces", contestan. Muchos bares se han adherido a la campaña Maximum fun, minimum disturb (Máxima diversión, mínimas molestias). Sus resultados, se sabrán pronto.

Más noticias de Política y Sociedad