Público
Público

Valcárcel insiste en atribuir el ataque a la izquierda

Las protestas de los empleados públicos continúan pese al acoso del PP

JUANMA ROMERO

Ramón Luis Valcárcel no cede ni un milímetro. Su partido, y él mismo, sostuvo desde el primer minuto que el ataque al consejero de Cultura y Turismo de Murcia, Pedro Alberto Cruz, se debía a la 'izquierda poliédrica', y que no cabía otra interpretación que un 'móvil político'. Y ahí se detuvo. Ayer el presidente murciano caminó de nuevo sobre sus pasos. 'Sin duda' hay un 'componente político' en el ataque a Cruz, subrayó ayer en una entrevista en Antena 3, pese a que hasta ahora no ha trascendido ningún indicio policial en ese sentido. Añadió que la 'escalada de violencia' que se ha producido en la región tras la aprobación, el pasado 23 de diciembre, de la ley de ajuste en el sector público, ha sido 'alentada' desde la izquierda, informa Efe. Después, en el pabellón de Murcia en Fitur 2011, en Madrid, abundó en sus tesis: la salvajada contra el consejero es consecuencia, dijo, de los 'excesos verbales de unos y otros'. 'Esos grupos, más intolerantes o menos, más a la izquierda o menos, más a la ultraizquierda o menos', mantuvo, han creado ese caldo de cultivo.

El presidente regional arremetió contra Alfredo Pérez Rubalcaba, que el martes acusó a los conservadores de agitar las aguas para intentar o', para sacar tajada del ataque a Cruz. 'Ahora resulta que deberemos pedir perdón los que hemos recibido la agresión'.

Mientras, en Murcia, continuaron las protestas de los empleados públicos contra la Ley de Medidas Extraordinarias. Ayer un centenar de personas, convocadas por los ocho sindicatos que integran el comité de crisis, se concentró frente a las puertas de la Consejería de Economía y Hacienda.

'¡No somos terroristas, somos sindicalistas!', '¡Somos trabajadores, no somos agresores!', 'No al despilfarro, menos ascensores y más profesores', '¡Valcárcel, divino, trabaja de interino!' o '¡Consejera, hermosa, recorta de otra cosa!', fueron los gritos más repetidos. Los sindicalistas tampoco pudieron entrar en las dependencias autonómicas para informar a sus compañeros de los duros recortes de Valcárcel. Hoy continuarán las movilizaciones en los centros sanitarios.

Más noticias