Público
Público

Valenciano cree que Aznar es un "antiembajador" de España

La cúpula del PSOE censura las "terribles" manifestaciones del  expresidente poniendo en duda la capacidad de España para afrontar su deuda

AGENCIAS/PUBLICO.ES

En el PSOE no han gustado nada las declaraciones de Aznar poniendo en duda la solvencia económica de España. La secretaria de Relaciones Internacionales del PSOE, Elena Valenciano, fue la primera en salir a la palestra: acusó al ex presidente del Gobierno, José María Aznar, de ser el "antiembajador" de España por intentar dañar la imagen del país cada vez que viaja, y de no importarle, incluso, hacer el ridículo y defender a Gadafi con tal de atacar al Gobierno.

Valenciano  afirmó que el expresidente utiliza sus viajes al extranjero para hacer daño al gobierno socialista. "Con tal de hacer daño a España y al Gobierno de Zapatero, a Aznar no le importa hacer el ridículo internacional". Además, pidió que los ciudadanos sepan qué es lo que opina el actual líder del PP, Mariano Rajoy sobre estas declaraciones. "Seguramente no dirá nada, como siempre", ya que es Aznar, en su opinión, "quien marca" la posición del partido".

"Una vez más el antiembajador José María Aznar ha extendido ante la comunidad internacional las dudas sobre la economía española y sobre la capacidad de España para hacer frente a la crisis económica", ha explicado Valenciano, que ha achacado esta actitud a la búsqueda de rédito "exclusivamente electoral".

Rubalcaba: "Las palabras de Aznar son terribles"

Para la secretaria de Relaciones Internacionales, no hay un solo ejemplo de un expresidente democrático en el mundo "que asuma la tarea de desgastar la imagen de su propio país ante el resto de la comunidad internacional" por interés electoral.

Igualemente, Valenciano ha afirmado que no existe "un solo caso" de ex presidente democrático que defienda al dictador libio y menos ahora, cuando existe un consenso internacional, en el que España participa, para proteger al pueblo de ese país de los bombardeos "del tirano".

A Valenciano le siguieron el vicepresidente, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el ministro de Fomento, José Blanco. Ambos mostraron su rechazo a las palabras de José María Aznar. Blanco   solicitó a Mariano Rajoy que "rectifique" las declaraciones del expresidente. Si no explicara estas afirmaciones, advirtió, el líder de los conservadores se va a convertir en su "cómplice". "Rajoy debe salir a desmentir a Aznar, si tiene la autoridad en el PP, porque si no se estará convirtiendo en su cómplice".

Rubalcaba calificó este sábado en Valencia de "terrible" que Aznar dijera en una "clase magistral" de la Universidad de Columbia (EEUU) que España "no iba a poder pagar la deuda y que habría que reformar el Estado de Bienestar". 

El titular de Fomento, por su parte, afirmó no saber "muy bien" cuál es "la razón de Aznar para decir que Gadafi es un amigo" y le ha censurado por ser "el único líder de Occidente que apoya a Gadafi", situándose "al lado del dictador en lugar de estar al lado de los que pelean por la democracia y la libertad de Libia".

En este sentido, Blanco destacó que no entiende que José María Aznar "defendiera en su momento el bombardeo a Iraq y ahora apoye a Gadafi". Aseguró que "ésta es la caradura de la derecha, que dicen una cosa hacia afuera pero piensan otra cosa". "El patriotismo del PP consiste en mandar de embajador por el mundo a Aznar que se ha convertido en el antiespañol número 1", rechazó Blanco.

Más noticias de Política y Sociedad