Público
Público

El Valle de los Caídos vuelve a pasar factura al Estado

Patrimonio dice que el único gasto seguro son 27.700 euros. Las esculturas del monumento serán desmontadas por su deterioro desde 1959

DIEGO BARCALA

No es lo mismo trabajar con esclavos políticos que con constructoras del siglo XXI. Sobre todo para las arcas del Estado. La restauración que comenzó ayer de la escultura de La Piedad del autor Juan de Ávalos sobre el dintel de la entrada del Valle de los Caídos, a 150 metros del suelo, podría llegar a costar cerca de medio millón de euros, según varios expertos en restauración consultados por este diario.

Por su parte, Patrimonio Nacional destaca que el único gasto comprometido son los 27.700 euros invertidos hasta ahora en el desmontaje de la escultura y prefiere "no especular" sobre otros costes.

La restauración de las esculturas se decidirá mediante un concurso

La Piedad que da la bienvenida a los visitantes de la tumbas de los golpistas Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera corría peligro de desmoronarse, según advirtieron los técnicos de Patrimonio. El clima extremo del paraje que escogió el dictador para conmemorar los "20 años de paz" en 1959 ha destrozado el ensamblaje de las piezas de piedra de calatorao.

El desmontaje de los 151 bloques que componen la escultura ha sido encargado a una empresa por un coste de 22.700 euros. Antes, se realizó un escaneado en tres dimensiones del conjunto para su posterior rehabilitación a una empresa aragonesa por 5.000 euros. Tras analizar el estado de las piedras, se convocará un concurso público para solucionar su restauración definitiva. Los expertos de Patrimonio creen que la solución más económica será reconstruir el original en el interior de la basílica y colocar una copia en el dintel.

La solución de la empresa ganadora determinará el coste final, pero, según los expertos consultados, el precio podría llegar al medio millón. Por ejemplo, el desmontaje y colocación de la estatua de Cristobal Colón, que la empresa Quijano S. L. efectuó en la plaza homónima de Madrid, tuvo un coste de 420.000 euros sin que se llegara a hacer ningún trabajo de restauración.

La recolocación de la estatua de Colón en Madrid costó 420.000 euros

"Hay que tener en cuenta el difícil acceso al lugar de las esculturas. Cuando se hizo, la mano de obra era muy barata, pero ahora es mucho más costoso trasladar una escultura colosal de esas dimensiones", explica la profesora de Restauración de la Universidad Complutense de Madrid, Montaña Galán. La Piedad mide 10,40 metros de ancho y 5,80 de alto.

No es la primera vez que esta escultura amenaza al erario público. El propio Franco la mandó rehacer porque la virgen inicial le parecía demasiado triste. "Si parece un murciélago", llegó a manifestar el dictador, según explica el periodista Fernando Olmeda en El Valle de los caídos. Una memoria de España (Península), antes de que el presupuesto de la obra se multiplicara por cuatro hasta los dos millones de pesetas de 1959.

La reparación de La Piedad es el principio de la costosa operación de restauración de las esculturas exteriores de Cuelgamuros. A los pies de la enorme cruz, Juan de Ávalos esculpió cuatro evangelistas que sufren graves daños y que miden 19 metros de alto. Su restauración ha sido pospuesta porque los desprendimientos no amenazan la integridad física de los visitantes, aunque los desperfectos obligaron a cerrar el funicular que permitía subir a observarlos.

Más noticias de Política y Sociedad