Público
Público

Vara conserva la Junta, pero peligra la mayoría absoluta de los socialistas

El PP sube, aunque no tiene el Gobierno a su alcance. IU, si vuelve a la Asamblea, podría ser la fuerza decisiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El feudo más seguro del PSOE no está en riesgo. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, conservará el Gobierno tras las elecciones autonómicas del 22 de mayo. Eso sí, ganará con mayores aprietos debido a un PP que incluso podría empatar en escaños con los socialistas. Y, si fuera así, el regreso de Izquierda Unida a la Asamblea de Mérida será determinante.

Son los datos del Publiscopio autonómico, elaborado entre el 28 de marzo y el 1 de abril, que reflejan un mapa bastante semejante al de hace un año. La caída del PSOE se ha amortiguado en los últimos meses. Así, los socialistas lograrían hoy el 46,8% de las papeletas, frente al 48,1% pronosticado en la encuesta anterior y al 53% de 2007. Es decir, que cederían 6,2 puntos.

El voto del PP se ha estabilizado: 44,4% (5,7 puntos más que en 2007). IU repite asimismo el resultado de hace 12 meses: 4,6%, una décima más que hace cuatro años.

Según el Publiscopio, el último escaño en Badajoz, la circunscripción más poblada (reparte 36 actas), se lo disputan las tres fuerzas. De este modo, el PSOE podría obtener entre 32 y 33 diputados (5 o 6 menos); el PP, entre 31 y 32 (4 o 5 más), e IU, entre uno y dos.

Dado que la mayoría absoluta se sitúa en las 33 actas, se abren distintas combinaciones. El mejor resultado de los conservadores (32 parlamentarios) no bastaría para cambiar el color de la Junta. Si igualara al PSOE, este precisaría a IU para poder gobernar. La federación también sería necesaria si reingresase a la Cámara con dos asientos.

En caso de que el último escaño de Badajoz recayera en los socialistas, Vara dispondría de la mayoría absoluta. Aún cabría otro escenario: si en esa provincia IU no alcanza el 5%, se quedaría fuera del Parlamento, por lo que el reparto sería 19-17 a favor del PSOE.

En casi todos los demás parámetros, el PSOE saca varios cuerpos de ventaja al PP. El partido de Vara es la formación con la que más simpatizan los extremeños (33,8%) y la que menos rechazo suscita (22,7%). El 26,5% siente recelos hacia los conservadores. El PP retiene al 81% de sus votantes; el PSOE, al 66%.

Por candidatos, gana Vara. Le conoce el 96,2% de los extremeños y es el que obtiene mejor nota (6,4). Hasta los electores del PP le asignan un aprobado (5,3). Al presidente le prefiere un 46,5% (casi seis puntos más que en 2010) y el 57,7% cree que vencerá el 22-M. Al aspirante del PP, José Antonio Monago, le pone cara un 73,1% y se lleva una calificación de 5,7. Además, apenas un 30,9% le quiere en la Junta y sólo un 23,3% apuesta a que derrotará al jefe del Ejecutivo. Pedro Escobar, cabeza de lista de IU, es reconocido por el 19% y recibe un 4,7.

Entre Vara y Monago, el primero inspira más confianza (48,5%) que el segundo (26,4%). Un 49,9% aprueba la gestión del presidente, por el escaso 29% de aplausos que cosecha el líder del PP.

La Junta no sale mal parada: el 51,5% juzga positiva su labor (el 50% en 2010), pero el 27,2% cree que lo haría mejor el PP. Otro 23,8% augura que con Monago iría a peor.

Más noticias en Política y Sociedad